El hermano del occiso, José Cotto Cartagena, dialoga con dos mujeres. (horizontal-x3)
El hermano del occiso, José Cotto Cartagena, dialoga con dos mujeres. (Vanessa Serra Díaz)

La familia del abogado Carlos Cotto Cartagena, quien fue hallado muerto frente a un condominio en Miramar el viernes, se expresó ayer preocupada por la falta de colaboración de personas citadas como testigos, así como por la supuesta intromisión de un grupo de empleados federales en la escena del incidente.

A pocas horas de haber acudido el viernes a identificar el cadáver tirado en la acera de la calle Estado, los familiares cuestionaban por qué tantos abogados -amigos del difunto- parecían tener reservas en cooperar con las autoridades, tanto en prestar testimonios como en permitir el allanamiento del apartamento donde se estaba quedando Cotto Cartagena.

La Policía mantenía ayer su investigación del suceso como “una muerte sin determinar”, tras haber entrevistado a dos de los amigos que habían compartido con Cotto Cartagena esa noche y ocupar las pertenencias del abogado de 42 años en el apartamento.

Los investigadores dieron también con un vídeo de seguridad en el que se mostraba la silueta de una persona que caminaba por el lugar, contó el subdirector del Centro de Investigaciones Criminales en San Juan, Ferdinand Acosta, a Telemundo.

El hermano de la víctima, José Cotto Cartagena, reveló a El Nuevo Día que presentará esta semana una querella ética en el Tribunal Federal contra el jefe de la Oficina del Defensor Público, Eric Alexander Vos, quien acudió en dos ocasiones a la escena y aconsejó a su subordinada a no declarar porque él supuestamente la estaba representando.

“Son empleados públicos. No se supone que tomen casos privados”, dijo en referencia a que esos abogados reciben referidos.

El familiar denunció también al abogado Leo Aldridge por haber intentado evitar que se le tomara la declaración jurada a otra testigo quien, según su versión, no había solicitado ser representada por él. La testigo es expareja de Aldridge y dueña del apartamento donde se estaba quedando el fallecido.

“A él le pidieron que se fuera porque él es el exnovio de ella y era amigo de mi hermano. Se sentó en mi casa con mi mamá y conmigo a comer”, relató Cotto Cartagena dolido.

“Me preocupa que ha desviado el foco de la investigación del asesinato de mi hermano y lo ha usado para su beneficio personal”, sostuvo.

Harry Anduze, abogado de Aldridge, no quiso abundar sobre los señalamientos en torno a que su cliente no fue llamado por la testigo para presentarse en la escena.

Este diario intentó contactar a Vos, pero no estuvo disponible.

El abogado Carlos Cotto apareció muerto la semana pasada frente al condominio Santa Teresa, en Miramar. Su cuerpo tenía varias heridas de arma blanca. 

Él fue el testigo estrella de la fiscalía en el juicio estatal de 2007 que se llevó a cabo por el homicidio del empresario canadiense Adam Anhang. Actualmente se ve el juicio contra Áurea Vázquez Rijos por conspirar para asesinar a su esposo Anhang. 


💬Ver 0 comentarios