Dos personas que se infectaron fallecieron, pero la institución asegura que su muerte no tiene relación con el brote. (GFR Media) (semisquare-x3)
Dos personas que se infectaron fallecieron, pero la institución asegura que su muerte no tiene relación con el brote. (GFR Media)

Dos de las ocho personas que se infectaron con la bacteria Acinetobacter baumannii tras un brote en el Hospital Menonita de Cayey fallecieron, mientras que las otras seis que se mantienen aisladas no presentan signos de la bacteria en su cuerpo hace siete días. 

El director médico de la institución hospitalaria, el doctor Juan Delgado, rechazó contundentemente que las muertes estén relacionadas directamente con la bacteria.

“No hay nada que nos haga pensar que hay una causa y efecto relacionada”, aseguró.

Esta bacteria, explicó, pone en peligro la vida de quienes tengan condiciones de salud vulnerable.

“Si tú estás con otras condiciones, eres diabético o un paciente cardiaco, pues hace presa de ti”, dijo el pediatra con más de 20 años de experiencia.

Delgado señaló que uno de los mayores problemas de la Acinetobacter baumannii es que es muy resistente a los antibióticos, por lo que para poder combatirla se necesitan hacer combinaciones de estos. 

La bacteria se puede propagar mediante el contacto directo y podría estar en la piel, alimentos, el agua o la tierra.

El brote se declaró luego que el 15 de agosto el hospital admitió a un paciente con una ulcera en la que encontraron posteriormente rastros de la bacteria.

“Las ulceras estaban contaminadas. Ese paciente estaba en intensivo, se trató inmediatamente y se llamó a las autoridades pertinentes el CDC (Centro de Control de Enfermedades) y empezamos a mover a los pacientes”, explicó sobre el protocolo que se puso en marcha.

El médico precisó que, tras tomar acción con ese paciente, otro dio positivo a la bacteria, por lo que se declaró un brote.

Según los protocolos de la institución, a la vez que un segundo paciente resulta con la bacteria se declara un brote.

Delgado indicó que la contaminación se pudo haber desarrollado los primeros días en que el primer paciente con la bacteria fue tratado.

“Estamos en un hospital y tú tienes esos tres días iniciales desde que tú admites a un paciente que tú no sabes lo que tiene, en el sentido de bacterias, porque tú estás tomando muestras”, dijo.

El número aumentó a ocho pacientes y dos fallecieron. El director médico no dio detalles sobre cuándo fueron las muertes.

Los seis que aún sobreviven están aislados en un piso del hospital que está altamente custodiado y al que solo tienen acceso las doctores, enfermeras, epidemiólogos y personal de limpieza de la institución.

Para poder declarar que el hospital está libre del brote, los cultivos (muestras) de los pacientes deben salir negativos a la bacteria por 15 días consecutivos.

Delgado se mostró esperanzado enque los protocolos continúen funcionando, pues ya van siete días sin rastros de la bacteria en las muestras.

“El hospital seguimos funcionado y el personal está debidamente educado y orientado para bregar con este tipo de situaciones”, aseguró.

El Departamento de Salud visitó el hospital por dos ocasiones y, según Delgado, validó los procedimientos que ha tomado el centro hospitalario.

La epidemióloga del Estado, Carmen Deseda, afirmó que el "Hospital Menonita ha cumplido con las normas establecidas ante la eventualidad de estos casos y siguiendo las recomendaciones brindadas por la agencia.

Asimismo, la funcionaria dijo que se comenzaron una serie de actividades educativas de refuerzo para el lavado de manos, uso de equipo protector y medios de aislamiento. 

Deseda puntualizó que aunque el hospital es privado, el Departamento de Salud ha trabajado "colaborativamente en este caso por el bienestar del paciente". 

Esta no es la primera vez que un hospital de la isla presenta un brote de esta bacteria. En 2013 y 2015 el Hospital Universitario de Carolina registró un brote de la Acinetobacter baumannii.

Tan solo en el 2013 se registró una treintena de infectados por la bacteria. En ese entonces el Departamento de Salud puso bajo vigilancia a la institución perteneciente a la Universidad de Puerto Rico (UPR).


💬Ver 0 comentarios