Los empleados denuncian el maltrato, la presión de terminar los casos e informes, entre otras razones

El representante novoprogresista Juan Oscar Morales se propone a citar a la plana mayor del Negociado de Ciencias Forenses (NCF)  a una vista pública el 3 de agosto de la Comisión de Salud dela Cámara de Representantes para que contesten preguntas sobre las deficiencias administrativas en la dependencia

La citación fue confirmada por Morales a El Nuevo Día.

"Quiero aclarar unas dudas. Por ejemplo, la limpieza. Quiero que me expliquen cómo limpian los vagones", dijo Morales a El Nuevo Día en alusión a cinco vagones ubicados en los predios del NCF donde se almacenan 76 cadáveres

El conteo más reciente divulgado por el NCF revela que hay 358 cadáveres en la institución. Morales dijo que durante una vista pública el 5 de junio habían 52 en los vagones. 

Según vecinos de la zona, particularmente de la urbanización Reparto Metropolitano y el liderato que agrupa a los empleados de la institución, en el lugar se percibe un fuerte olor a podrido, señalamiento que ha sido desmentido por el secretario de Seguridad Pública, Héctor Pesquera, al asegurar esta mañana en una entrevista radial que existe una "agenda" contra el NCF.

Pesquera sí reconoce que tienen 54 cadáveres identificados que no han sido recogidos por familiares.

La citación de la Cámara va dirigida a la subcomisionada del NCF, Mónica Menéndez, el portavoz Obed Betancourt y un funcionario identificado como Daniel Vélez, encargado de los vagones refrigerados. 

Según Morales, tiene evidencia de irregularidades en la manera en que se le da seguimiento a la temperatura en cada uno de los vagones y que no existen bitácoras suficientemente detalladas sobre la identificación de cada cadáver en los vagones.

Tan reciente como el viernes, Morales encabezó una vista ocular de la citada comisión en el NCF, donde inicialmente no se le permitió observar las bolsas en que se encontraban los cadáveres dentro de los vagones si la prensa no abandonaba el lugar. A eso de las 4:00 p.m. finalmente se les entregó a varios legisladores que todavía permanecían en el lugar indumentaria necesaria para que se abrieran los vagones, pero Morales ya había levantado los trabajos tras largas horas de espera.

La falta de personal, específicamente patólogos, es harta conocida desde hace años en el NCF, pero ni este gobierno ni el anterior han tomado los pasos para aumentar la plantilla, particularmente de patólogos, que actualmente son 10, de los cuales cinco trabajan por contrato. La semana pasada la exdirectora del NCF, María Conte, dijo en un comunicado de prensaque la institución estaba en el peor momento de su historia.

El lunes, el gobernador Ricardo Rosselló anunció que le había solicitado, a través de la Administración de Asuntos Federales de Puerto Rico al secretario de Salud federal, Alex Azar, asistencia técnica. Específicamente, solicitó que se designen por espacio de un año, más patólogos.


💬Ver 0 comentarios