(semisquare-x3)
Jorge Haddock. (David Villafañe)

El presidente de la Universidad de Puerto Rico (UPR), Jorge Haddock, informó el viernes que las exenciones de matrícula en el primer centro docente del país están garantizadas hasta el fin del año académico (mayo 2019) a la misma vez que desmintió el abandono de las negociaciones con la Hermandad de Empleados Exentos No Docentes (Heend) sobre el convenio colectivo.

“El proceso de negociación continúa. De hecho, en el día de hoy remitimos documentos adicionales requeridos por el Negociado de Conciliación y Arbitraje”, dijo Haddock tras convocar una conferencia de prensa en la oficina presidencial en el Jardín Botánico en Río Piedras.

Haddock reaccionó a las expresiones que hizo la Junta de Directores de la Heend durante la mañana del viernes sobre el tranque de negociaciones luego que la administración de la UPR propusiera el jueves la eliminación de exenciones de matrícula que actualmente reciben miembros del sindicato, sus hijos y cónyuges.

El sindicato aprobó un voto de huelga el pasado viernes, 7 de diciembre. En ese momento aseguraron que la UPR quería eliminar su convenio colectivo.

Haddock explicó que a partir de agosto de 2019 se realizará una transición a un sistema de ayudas económicas que tome en consideración la necesidad del estudiante que actualmente se beneficia de este tipo de exención.

De esta manera, los fondos (de $35 a $40 millones) se distribuirán mejor a todos aquellos alumnos que requieran ayuda económica, garantizando el acceso al sistema universitario.

Sobre una posible huelga, el presidente del primer centro docente del país advirtió que sería sumamente perjudicial, al punto que podría provocar la pérdida de la acreditación de la institución y el cierre de recintos.

“Lamentablemente, los líderes de la Heend insisten en mecanismos que históricamente le han hecho mucho daño a la universidad. Ellos saben que una huelga sería sumamente perjudicial para la UPR. Provocaría una merma sustancial de estudiantes y matrícula, la pérdida de la acreditación de la institución y hasta el cierre de recintos. Por esto, la administración actuará responsablemente como dispone la ley. El empleado que no ejecute su trabajo no devengará salario”, abundó.

Sobre las denuncias de la Heend sobre los gastos excesivos en la nómina de la Administración Central, Haddock aclaró que el presupuesto del organismo se redujo un 12 por ciento.

“No es cierto. Hace dos años, teníamos un personal de 80. Hoy somos 60. Si hacemos la matemática, es una reducción de 25 por ciento. Tengo empleados haciendo de dos a tres funciones. No es cierto (lo que dicen)”, sostuvo Haddock.

En específico, la Heend denunció los salarios de ocho empleados de la Administración Central y cinco de la administración en el recinto riopedrense. Entre estos, resaltaron el sueldo de $48,000 del chofer del presidente de la Junta de Gobierno, Walter Alomar, y el salario de $240,000 de Haddock.

“Hacemos un llamado a la hermandad a un diálogo, a la prudencia, sin amenazas.  Es un daño a la imagen de la UPR, a esta generación y las próximas generaciones. Sigamos negociando de buena fe”, recalcó Haddock.


💬Ver 0 comentarios