(horizontal-x3)
Además de su pasión por la odontología y la academia, Hillman detalló que le encantan temas tan diversos como la pintura, la mecánica, la soldadura, el buceo y la fotografía submarina. “Me encanta el mar, todo lo marino”, señaló. (André Kang)

Un huracán con destructores vientos y lluvias torrenciales acaba de pasar por el sistema de la Universidad de Puerto Rico (UPR), causando daños severos en la centenaria institución. Por momentos, algunos dudaron de su supervivencia, pero la Universidad sigue ahí, de pie, luchando por salir adelante.

Esa es la metáfora que utilizó el recién designado presidente interino de la UPR, Darrel Hillman, para describir al sistema universitario que fue escogido para presidir. La determinación del gobierno y la Junta de Supervisión Fiscal (JSF) de ordenar recortes millonarios a la universidad del Estado detonó el rechazo de múltiples sectores de la comunidad universitaria y dio pie para una huelga estudiantil que, en algunos recintos, se extendió por unos dos meses. La paralización de labores académicas se unió a la crítica situación económica del gobierno -del que la UPR es altamente dependiente- para hacer que entes fuera de la isla pusieran su vista en la institución educativa: la Middle States Commission on Higher Education colocó en probatoria la acreditación de ocho de los 11 recintos y el Departamento de Educación federal retiró la elegibilidad de estos para recibir fondos de asistencia económica para los estudiantes.

Pero como si tomara inspiración del Jardín Botánico donde está su nueva oficina, Hillman soltó que “de la destrucción renace el verdor”.

“(La UPR) ha sido destruida... Pero los cimientos están ahí, pero sí, habían muchas oficinas de momento vacías. Los procesos se siguieron dando, pero habían oficinas vacías. Hay algo bien especial que se da en la universidad, es la atracción que los empleados docentes, no docentes, los administradores , exalumnos, que sienten un amor bien especial por la institución y que han venido aquí desinteresadamente”, sostuvo.

En su primera semana al cargo, el catedrático de la Escuela de Medicina Dental del Recinto de Ciencias Médicas destituyó a todos los rectores interinos y en propiedad que tenían los recintos y nombró a sus sustitutos. Esta acción provocó que el Departamento de Educación federal paralizara el proceso para restablecer la elegibilidad para recibir fondos Título IV de la Ley federal de Educación Superior.

Ayer, la administración del recinto de Río Piedras anunció que este campus había recuperado la elegibilidad para recibir fondos Título IV. Al cierre de esta edición no se había podido constatar si algún otro recinto había recibido información similar.

No obstante, Hillman aseguró -al igual que hizo la noche que fue nombrado al cargo- que su prioridad es que los ocho recintos salgan de la probatoria y obtengan la elegibilidad completa para los fondos necesarios. Sacudir la jefatura de la institución no es contraproducente para llega a esta meta, aseguró, pues sostuvo que requiere de un equipo de personas de su entera confianza para poder encaminar al sistema universitario.

“Sin duda se necesita un equipo de trabajo de confianza, donde yo pueda tener el respeto de ese grupo, donde yo pueda exigirle a ellos, pedirles... Estudie sus experiencias previas para escoger personas que me pudieran ayudar y que hablemos el mismo lenguaje. Así que, básicamente, la razón es que yo entiendo que con un equipo de confianza, yo entiendo que soy más eficiente y más ágil en este asunto”, expresó el presidente interino.

Hillman sostuvo que conoce y confía en los nuevos rectores interinos y le restó importancia a los lazos que algunos tienen con la administración del gobernador Ricardo Rosselló Nevares, con el Partido Nuevo Progresista y con la administración del expresidente de la UPR, Miguel Muñoz, quien salió del cargo en medio de señalamientos por un esquema de fraude en el programa de recertificación de maestros Crece 21 y por un intento de timo que lo involucró directamente.

“Yo vi en esos rectores (destituidos) que la cosa no estaba moviéndose rápidamente. Cuando ellos mismos habían renunciado y quedaron como interinos después, algo sucedió después de la huelga, que ellos no mostraron el interés que yo creo que debe mostrar un rector de un recinto en esta situación”, explicó, no sin antes mencionar que no verificó las afiliaciones políticas de sus seleccionados.

Además de los rectores, el catedrático de la Escuela de Medicina Dental nombró la profesora Ilka Ríos como nueva vicepresidenta interina de Asuntos Académicos de Administración Central. Ríos fue decana de Asuntos Académicos del Recinto de Ciencias Médicas cuando el ahora secretario de Salud, Rafael Rodríguez, era rector de este campus.

Las vicepresidencias de Asuntos Estudiantiles y la de Investigación y Tecnología se quedarán vacantes, por el momento, indicó Hillman. La vicepresidencia de Asuntos Estudiantiles está vacante desde que la profesora Nitza Hebe renunció al cargo en mayo, mientras que la doctora Gladys Escalona de Motta salió de la vicepresidencia de Investigación y Tecnología esta semana. Hillman informó que estarán evaluando la pertinencia de mantener la estructura con tres vicepresidencias o si se podrían consolidar en una.

El reto económico

Uno de los retos que enfrenta la UPR para poder cumplir con los señalamientos de los entes evaluadores es la falta de datos, puesto que los estados financieros auditados del sistema universitario no se completan desde el 2015. El presidente interino aseguró que los estados financieros están casi listos, pues el personal a cargo de esas labores no ha detenido sus gestiones a pesar de los cambios en la administración. Ya visitaron personalmente algunos recintos que no habían entregado la información completa -como el Recinto de Ciencias Médicas- y el plan es que los documentos lleguen a manos de la empresa que los auditará en la última semana de julio o la primera de agosto, aseguró el funcionario.

Además de esto, la UPR aún no cuenta con un presupuesto certificado por su Junta de Gobierno, aunque las partidas que recibirán del Fondo General, así como las asignaciones adicionales aprobadas por la Legislatura, ya fueron certificadas por la JSF. En total, el recorte en el presupuesto operacional de la UPR se quedó en $162 millones, precisó Hillman.

“Y lo bueno es que las remesas del Gobierno (las transferencias que hace el Departamento de Hacienda) ya están llegado. No es como antes que podían tardar tres meses y llegaban de cantazo”, indicó.

“Por ahora, el viento está soplando a nuestro favor”, añadió Hillman.

La Junta de Gobierno de la UPR tendrá una reunión este lunes en la cual se espera que certifique el presupuesto.

En los días que lleva al cargo, Hillman aseguró que no ha tenido acercamientos con los miembros de la JSF, ente que le ordenó a la UPR trabajar un plan fiscal que cumpla con una serie de requisitos, entre ellos, una reducción en las aportaciones que recibe del Fondo General, aumentar los fondos externos que obtiene e implementar una escala de costos de matrícula de acuerdo al nivel socioeconómico de los estudiantes.

“Nosotros nos las tenemos que ingeniar para hacer una universidad que sea menos dependiente. Aunque sea una universidad del Estado, hay que hacerla menos dependiente y eso está en nuestras miras. Estos son recordatorios que nos da la historia”, expresó.

“Esto es como los salideros de acueductos. Aquí hay tanta tubería, hay tanta institución que sin duda, se puede ser más eficiente. Yo, estando en el sistema, (sé que) siempre se puede ser más eficiente”, añadió, al destacar que los cambios se deben hacer “poco a poco”, asegurando que los recortes gubernamentales sean compensados con fuentes de ingresos nuevas y defendiendo el valor que tiene cada uno de los recintos del sistema universitario.

Desde el primer día, Hillman ha señalado que no le interesa ocupar el puesto de presidente en propiedad. Ante esto, ve su actual función de presidente interino como una figura de transición; como la persona que tiene sobre sus hombros resolver el lío de las acreditaciones y sentar las bases para que la UPR se ajuste a operar con menos presupuesto antes de pasar el batón a un nuevo liderato -encabezado por una Junta de Gobierno que está en su mayoría compuesto por miembros nuevos- que puedan desarrollar la visión que ellos tengan para el primer centro docente del país.

“Yo tengo otros intereses, tengo mi práctica, mi familia... Soy un instrumento de la historia. Yo vengo aquí a cumplir una misión. Yo soy Rambo”, expresó, en tono de broma, en referencia al personaje de películas de acción.

Con evidente orgullo habla de sus cuatro hijos y de su trabajo como dentista, particularmente en el área clínica. Aún no sabe cómo balanceará su labor como presidente interino y como profesor, pues no quiere alejarse del salón de clases.

“Yo no vengo aquí a escribir lo que necesita (el recinto de) Cayey, lo que necesita (el recinto de) Ponce. Yo simplemente soy un mediador para buscar todos los talentos que tiene nuestra universidad, porque son innumerables en todos los recintos, y unirlos para poder salir de esta situación”, expresó el dentista, quien el 6 de agosto celebrará 31 años desde que comenzó a trabajar como instructor en el Recinto de Ciencias Médicas.


💬Ver 0 comentarios