Rafael Rodríguez, secretario del Departamento de Salud. (GFR Media) (horizontal-x3)
Rafael Rodríguez, secretario del Departamento de Salud. (GFR Media)

Toa Baja - Hoy, cuando se cumple un año del azote del huracán María que causó 2,975 muertes, el secretario de Salud, Rafael Rodríguez, dijo sentirse “orgulloso” de su gestión antes, durante y después del ciclón.

Aunque su trabajo ha sido cuestionado por expertos en el tema de manejo de emergencias e incluso por exsecretarios de Salud que condenaron la ausencia y poca proactividad del Departamento de Salud para atender no solo las fatalidades sino las complicaciones de salud y los problemas que confrontaron los hospitales antes y después del huracán, Rodríguez no se dio por aludido.

“Decían que yo estaba desaparecido. Yo estaba con el pueblo, estaba en los campos. Estaba visitando los hospitales y me siento bien orgulloso del trabajo, no solamente que hice yo sino del trabajo que hizo cada persona que trabajaba en el Departamento de Salud”, sostuvo el funcionario que no estuvo presente cuando en agosto pasado el gobernador Ricardo Rosselló Nevares dio a conocer las medidas que tomaría luego de que se divulgara el estudio encomendado al Instituto Milken de la Universidad George Washington (GWU).

El estudio estimó las muertes producto del huracán en 2,975. Hasta entonces, el gobierno argumentaba que la cifra de fatalidades era de 64.

“Que me critiquen y digan que no estaba, pero allá arriba hay un Dios y sabe dónde yo estaba. Y si todavía tienes duda, busca mi Facebook, ahí está todo lo que yo hice por día”’, agregó el funcionario aunque para esos días inmediatos al huracán e incluso siete meses después, la mayoría de los puertorriqueños no tenía servicio energético.

Cuando se le cuestionó sobre la falta de electricidad, Rodríguez respondió “por lo menos en el Centro de Convenciones había”. El lugar se convirtió en el centro de mando del gobierno luego de que las funciones del aparato gubernamental colapsaran. Precisamente, la falta de comunicación y de servicios básicos es uno de los señalamientos que recogió el estudio de GWU.

“Nosotros no adjudicamos muertos”, reiteró.

De esa forma, Rodríguez respondió a la pregunta de si debía renunciar al cargo que ocupa debido al resultado de su agencia tras el azote del huracán. El galeno lució incómodo y molesto.  

Preguntado sobre cómo se corrigió la falla con la prevención y detección de enfermedades luego de una catástrofe, Rodríguez sostuvo que se hará “lo que se hizo” luego del ciclón. “Vamos a seguir orientando”, afirmó el secretario de Salud.

Pese a que el país no tenía agua ni luz, tras el huracán no hubo información preventiva de Salud por lo que los casos de lepstospirosis trascendieron a través de la prensa sin que fuesen confirmados por el Departamento de Salud. Rodríguez dijo que todas las pruebas de posible contaminación con la bactiera Leptospira, detectados a días del huracán, fueron remitidos a las autoridades federales.

Reconoció, sin embargo, que perdieron todas las vacunas después del 20 de septiembre por lo que ahora se ubicarán neveras solares “en diferentes sitios”- que no precisó- para conservarlas y colocar medicamentos.

Pese a que su agencia es la encargada del manejo de las fatalidades, de acuerdo con los planes de manejo de emergencias del Estado, Rodríguez dijo que la contabilidad de los muertos producto del huracán estaba atada a los certificados de defunción.

“El Departamento de Salud siempre dio los números de todas las defunciones que llegaban, todos los certificados de defunción que estaban certificados por médicos licenciados. Ese número siempre se dio a la publicidad. El Departamento de Salud no cataloga muertes. No adjudica muertes. Recibe certificados de defunción, certificado por médicos licenciados en la isla”, indicó.

Aunque ya estamos en el pico de la temporada de huracanes, el secretario anunció que “ahora vamos a entrenar a los médicos a llenar las actas de defunción en tiempos de emergencia”.

“Hay una convención bien grande de ellos (médicos) ahora en diciembre porque ya el año que viene todos los médicos se tienen que recertificar en la isla y vamos a aprovechar -junto con el Colegio de Médicos y el Registro Demográfico- para dar ese curso a los médicos. A la misma vez lo vamos a poner online”, sostuvo Rodríguez.

Agregó que también se trabajan proyectos de ley para darle “inmunidad a los médicos  y que puedan trabajar como patólogos. (Recordemos) el problema de Ciencias Forenses, que solo hay cinco patólogos”, añadió el funcionario.

Las expresiones del secretario se produjeron durante una actividad en el centro comunal del barrio Ingenio de Toa Baja donde el Departamento de Salud ofreció clínicas preventivas para detectar diabetes, alta presión y enfermedades de transmisión sexual.


💬Ver 0 comentarios