Los niños recibieron la visita del gobernador Ricardo Rosselló y de la secretaria de Educación, Julia Keleher. (semisquare-x3)
Los niños recibieron la visita del gobernador Ricardo Rosselló y de la secretaria de Educación, Julia Keleher. (Ramón “Tonito” Zayas)

Los 58 estudiantes que forman parte de la primera clase de la escuela charter Vimenti, de Boys and Girls Club de Puerto Rico, dieron inicio el lunes formalmemente al año escolar en el primer plantel público en la isla que es operado por una entidad privada.

En una actividad en la que participaron el gobernador Ricardo Rosselló, la secretaria de Educación, Julia Keleher, y el secretario de Estado, Luis Rivera Marín, entre otros, los directivos de la organización sin fines de lucro dejaron claras las esperanzas que tienen para el proyecto educativo, el cual será financiado tanto por el Estado como por donantes privados.

Al momento, no se ha dado a conocer con exactitud cuánto dinero pagará el Departamento de Educación a la organización sin fines de lucro para administar la escuela Vimenti.

“Gracias por acompañarnos en nuestro primer día de clases”, expresó la niña Daniela Díaz en el evento de bienvenida, que estuvo repleto de padres, funcionarios de gobierno y representantes de entidades aliadas a Boys and Girls Club.

“Estoy muy feliz de que estén aquí”, añadió la estudiante ante todos sus compañeros de clases.

Las escuelas charter son escuelas públicas administradas por entidades privadas. Este modelo de administración escolar se pudo implementar en Puerto Rico tras la aprobación en marzo de la Ley 85 de Reforma Educativa.

En su primer año de funcionamiento, la escuela charter Vimenti atenderá a estudiantes de kínder y primer grado, los cuales recibirán una educación bilingüe basada en un currículo que fue creado tras modificar los estándares que se usan en St. Johns’ School, ubicada en San Juan.

El principal oficial ejecutivo de Boys and Girls Club de Puerto Rico, Eduardo Carrera, reconoció el peso que cargan sobre sus hombros todos los involucrados en la iniciativa educativa, pues están trabajando con “los sueños, las aspiraciones y los deseos” de las familias que impactarán.

“Estamos dando el primer paso de un sueño colectivo”, manifestó.

Por su parte, el gobernador destacó que la apertura de la primera escuela charter es un paso importante hacia la transformación del sistema educativo puertorriqueño.

“Los resultados que se empiezan a trabajar hoy los vamos a ver en un Puerto Rico de vanguardia, de futuro, y de oportunidades para todos”, expresó Rosselló.

Desde que comenzó la discusión del proyecto de ley que se convertiría en la Reforma Educativa han surgido críticas al establecimiento de las escuelas charter, que en el estatuto son identificadas como Escuelas Alianza. Los resultados académicos que obtienen los alumnos de estos planteles en Estados Unidos -donde se estrenaron en 1992- varían grandemente de escuela en escuela. Además, sus detractores señalan que este modelo da paso al posible mal uso de fondos públicos.

No obstante, estas críticas no tuvieron espacio en el evento de inauguración, donde tanto Rosselló como Keleher expresaron optimismo en los resultados positivos que se lograrán con los estudiantes que ya fueron identificados como la clase graduanda 2030-2031.


💬Ver 0 comentarios