Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

 (horizontal-x3)
Los fondos asignados se utilizarían para reconstruir las viviendas afectadas por el huracán María. (GFR Media)

Washington - Con las nuevas asignaciones para mitigar los desastres naturales de 2017, el gobierno federal ha autorizado en los pasados seis meses $140,700 millones, que tendrán que distribuirse principalmente entre Texas, Florida, California, Puerto Rico y las Islas Vírgenes estadounidenses.

De esos fondos, el gobierno de Puerto Rico considera que tiene prácticamente asegurados cerca de $18,000 millones y la opción de aspirar a una línea de crédito de sobre $4,000 millones que fue aprobada en octubre pasado. Para acceder dinero de esa cuenta, aún tiene que demostrar falta de liquidez.

Bajo ese cálculo de alrededor de $18,000 millones se incluyen los casi $16,000 millones que aproximadamente le dejarán con toda seguridad a la isla los fondos asignados en la ley de presupuesto y para mitigar desastres que se aprobó el viernes.

Entre los casi $16,000 millones que se prevé obtener por medio de la más reciente legislación –siempre y cuando se superen las condiciones del gobierno federal y la Junta de Supervisión Fiscal–, están los $4,800 millones de Medicaid que se ofrecen de ahora a septiembre de 2019, y los $11,000 millones del programa de desarrollo comunitario del Departamento de Vivienda federal (HUD), conocido por sus siglas en inglés, CDBG, que se han separado para Puerto Rico y las Islas Vírgenes estadounidenses.

Antes, la segunda resolución para mitigar desastres que fue aprobada en octubre pasado, además de abrir la línea de crédito de hasta $4,900 millones para jurisdicciones con ingresos diezmados a raíz de desastres naturales, incluyó $1,270 millones en fondos de asistencia alimentaria para Puerto Rico.

La semana pasada, además, la subsecretaria de Vivienda federal, Pamela Hughes Patenaude, anunció en San Juan que, a través de la primera resolución de asignaciones suplementarias, convertida en ley a principios de septiembre, Puerto Rico tendrá acceso a $1,500 millones adicionales de fondos de CDBG para la recuperación de viviendas y comercios.

Otros $300 millones –la mitad se ofrece como préstamo por medio de la ley firmada el viernes–, han sido asignados para parear los costos de proyectos de Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA). La más reciente legislación asigna también $14 millones en fondos para alimentos a través de programa WIC.

Por medio de los contratos que otorga, como por ejemplo los $6,000 millones que ha dado el Cuerpo de Ingenieros del Ejército de EE.UU. a empresas eléctricas estadounidenses para reparar el servicio de electricidad, y su programa tradicional de reembolsos a familias y gobiernos locales, FEMA ha indicado que tiene comprometidos otros $13,000 millones para distribuir en la isla.

Fondo tradicional

Como otras jurisdicciones federales, el gobierno de Puerto Rico tiene acceso al fondo tradicional para atender desastres de FEMA, que con los $23,500 millones que otorgó la nueva ley de presupuesto y asignaciones para mitigar desastres ha obtenido $44,960 millones desde que ocurrieron los huracanes Harvey, María e Irma, y los fuegos forestales de 2017. Por medio de ese fondo de FEMA es que familias y gobiernos locales solicitan asistencia federal.

Las propuestas de los gobiernos de la isla, el central y el de los municipios, también podrán ser consideradas para los fondos de programas CDBG. Bajo CDBG, el Congreso ya ha asignado $35,400 millones. Primero, en septiembre pasado, el Congreso aprobó $7,400 millones. En la ley de presupuesto y asignaciones aprobada el viernes, el Congreso le asigna otros $28,000 millones al programa CDBG.

De la primera entrega de $7,400 millones es que HUD separó los $1,500 millones anunciados por la subsecretaria de ese departamento en Puerto Rico. De los $28,000 millones en CDBG que tiene la tercera medida de asignaciones para mitigar desastres, es que la ley asigna los $11,000 millones para las jurisdicciones azotadas por los huracanes María, que solo fueron Puerto Rico y las Islas Vírgenes estadounidenses.

La apuesta del gobierno de Puerto Rico es obtener unos $10,000 millones de esos fondos, ya sea a través del gobierno central o los municipios, según fuentes consultadas. Y de los $11,000 millones, $2,000 millones están asignados directamente a trabajos para mejorar el servicio eléctrico en Puerto Rico y las Islas Vírgenes.

Otros programas federales que han recibido sustanciales asignaciones desde septiembre pasado son el Cuerpo de Ingenieros ($15,000 millones), los programas de préstamos de la Administración de Pequeños Negocios ($2,100 millones) y de alivio de emergencias de la Administración Federal de Carreteras ($1,374 millones). De todos esos potes, Puerto Rico aspira a obtener fondos. En el caso del Cuerpo de Ingenieros y carreteras, la más reciente legislación permite que el acceso sea en un 100% financiado por el gobierno federal.

Y la resolución estableció además el lenguaje clave que permitirá a FEMA financiar las mejoras al sistema de energía eléctrica, no solo repararlo.

El gobierno de Puerto Rico, sin embargo, ha calculado que requerirá $94,400 millones para reconstruir el país. Según el estimado del gobierno de Ricardo Rosselló, unos $30,000 millones saldrán del programa tradicional de FEMA, por el cual esa dependencia dijo que tiene proyectado desembolsar $13,000 millones.

Los otros $60,000 millones – como los fondos CDBG que ahora obtiene-, hay que rasgarlos poquito a poquito.


💬Ver 0 comentarios