Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

 (default-x3)

Ante la inminente salida de Federico Hernández Denton de la presidencia del Tribunal Supremo cuando se acoja a la jubilación el próximo 12 de abril, políticos y miembros de la comunidad jurídica ya han comenzado a impulsar a sus candidatos para llenar esa vacante.

Los nombres que se barajan tienen como denominador común que son abogados y abogadas jóvenes con una sólida preparación académica y experiencia en el servicio público y, además, han estado vinculados de una forma u otra al gobernador Alejandro García Padilla, al presidente del Senado, Eduardo Bhatia, o a Hernández Denton.

La persona que sea designada como juez presidente o jueza presidenta no solo tiene la gran responsabilidad de dirigir una rama de gobierno entera, sino administrar un presupuesto anual de $350 millones y todas las cuestiones de personal en la Rama Judicial.

Esta codiciada silla también es una de las pocas posiciones disponibles que trascienden el cuatrienio y que puede llenar la presente administración del Partido Popular Democrático (PPD).

Entre los candidatos que suenan para el puesto figuran los abogados José Andreu Fuentes, Carlos Dalmau, Vivian Neptune, Gina Méndez Miró y Luis E. Rodríguez. También se mencionan al juez de apelaciones Sigfrido Steidel, al jefe de Corrección José Negrón y a los abogados Guillermo San Antonio, Luis A. Avilés, Salvador Antonetti-Stutts y Ángel Colón, asesor del gobernador.

En el caso de Andreu Fuentes, varias fuentes coinciden en que este tendría que dejar una práctica exitosa y bien remunerada para aceptar el puesto que ocupó su padre, el exjuez presidente del Supremo, José Andreu García.

“Para mí es un honor que se piense en mi nombre para una posición como esta, a la cual todo abogado aspira por ser la posición más alta que tiene nuestra profesión. Pero en este momento es algo que no he pensado con la profundidad necesaria pues no he recibido ningún tipo de acercamiento”, expresó Andreu Fuentes a este diario.

Si llegara ese momento, Andreu Fuentes reconoció que es algo que “hay pensar seriamente porque hay que poner en un balance las inquietudes internas de querer ayudar al pueblo versus los problemas personales y el ajuste profesional que esa situación conlleva”.

Dalmau, por su parte, cuenta con la bendición de Antonio García Padilla, hermano y asesor del gobernador, supo este diario. No obstante, fuentes aseguran que Bhatia frenaría su confirmación en el Senado. Dalmau fue director de campaña de Aníbal Acevedo Vilá y uno de los testigos que compareció ante el gran jurado que acusó al exgobernador en 2008.

De otra parte, Neptune, quien es la decana de la Escuela de Derecho de la UPR, es impulsada por sus colegas profesores en esa institución.

Méndez Miró, entretanto, estaría respaldada por Bhatia, su actual jefe, aunque también mantiene una excelente relación con el gobernador. La joven abogada, quien también ha trabajado en la Oficina de Administración de los Tribunales y en el Departamento de Justicia, evitó comentar.

“Estoy fungiendo como Chief of Staff del Senado y dentro de esa coyuntura estoy impedida de emitir comentarios al respecto”, indicó Méndez Miró.

Otros dos nombres que se mencionan desde hace varios meses para llenar la vacante que surgirá en el Supremo son los del profesor de Derecho y exsecretario de Recursos Naturales, Luis E. Rodríguez, y el del actual secretario de Corrección y Rehabilitación, José R. Negrón Fernández.

César Fiallo, portavoz de prensa de Negrón Fernández, dijo que su jefe tampoco hará comentarios. “Eso es una prerrogativa del gobernador y él está enfocado en su trabajo como secretario de Corrección”, señaló Fiallo.

Mientras, el juez del Tribunal de Apelaciones, Sigfrido Steidel, indicó que está impedido de hacer ningún comentario por su posición en la Judicatura. Por su parte, el abogado Guillermo San Antonio-Acha, quien trabajó con Acevedo Vilá en La Fortaleza, dijo estar sorprendido de que se le mencione.

“Me honra que me hagan la pregunta. No es algo que yo esté buscando y no es algo que esté evaluando o que alguien me lo haya ofrecido. Para cualquier abogado, es un privilegio que muchas personas puedan pensar que uno tiene esa capacidad”, dijo San Antonio.

La lista de nombres que se mencionan al momento la completan los abogados Luis A. Avilés, Salvador Antonetti-Stutts y Ángel Colón, quien es asesor en asuntos legislativos del gobernador.

Otra posibilidad que no ha sido descartada es que la jueza asociada Liana Fiol Matta, la de mayor antigüedad en el alto foro después de Hernández Denton, sea nombrada presidenta del Supremo ya que ella también se jubilaría este cuatrienio al cumplir 70 años.

En ese caso, quedaría disponible una vacante como jueza asociada.

El portavoz del Partido Nuevo Progresista (PNP) en el Senado, Larry Seilhamer, indicó que confía en el juicio del gobernador para llenar esta vacante. “Creo que es importante que tenga temperamento judicial y que sea una persona probada en el sistema”, dijo. Seilhamer precisó que los nombres que más ha escuchado son los de Antonetti-Sttus y Colón.

Investigación amplia

La experiencia más reciente demuestra que el país espera que la persona nombrada sea sometida a la investigación más amplia tanto en la Asamblea Legislativa y, específicamente, en el Senado, afirmó el catedrático de Derecho Constitucional, Carlos E. Ramos.

“Esa es la clave. No pueden ser nombramientos de fin de semana. Tiene que haber una amplia discusión pública durante el proceso de confirmación. En ese proceso amplio de confirmación es que vamos a tener la confianza, no importa que al final la persona no venga favorecida por un sector”, dijo Ramos.

Partiendo de que la persona nominada tenga la experiencia, el elemento más fundamental que debe tener un juez presidente o jueza presidenta del Supremo es integridad, sostuvo Ramos. Frente a la comunidad jurídica y frente al país, tiene el reconocimiento y el respeto. También debe tener destrezas administrativas.

“El perfil de juez presidente ideal es que su conocimiento amplio del Derecho, y, particularmente, en la práctica del derecho, haya incluido la más amplia diversidad que existe en el campo entiéndase litigio civil, litigio criminal y de la práctica notarial”, sostuvo Ramos, al admitir que quizás está describiendo a una persona que no existe.

Ramos recordó, además, que el tribunal es un cuerpo colegiado por lo que la persona nombrada “tiene que tener la habilidad de lograr consensos, en lo posible, para que el tribunal mantenga su legitimidad”.

“Y cuando ese consenso no se logre que sea capaz de impartir respeto sobre la dirección que debe seguir el tribunal”, puntualizó Ramos, quien enseña en la Universidad Interamericana.


💬Ver 0 comentarios