Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

Este avión está equipado con cuatro hélices y motor turboprop. (Ana María Abruña Reyes)

  No es un avión como cualquier otro.  No hay primera clase ni clase turista, no hay azafatas, no hay asientos reclinables, ni televisores para ver películas. Allí,  solo hay cables, monitores, computadoras, bolsos de primeros auxilios, y una tripulación que cada año arriesga sus vidas para mantener  a millones de personas bien informadas sobre la trayectoria e intensidad de ciclones tropicales.


💬Ver 0 comentarios