Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

Vestida de negro y con un maquillaje sencillo, Melba Acosta camina como si no supiera que es una de las piezas claves en la restauración económica de Puerto Rico. Y no porque esté enajenada de la realidad: es que la abogada y contadora pública autorizada camina con un aura de sencillez que podría sorprender a algunos, al romper con el estereotipo de administrador del tesoro nacional de pinta fría y calculadora.


💬Ver 0 comentarios