José Font, subdirector de la División de Protección Ambiental del Caribe de la EPA, explicó que la medida busca evitar que la contaminación de los desperdicios que se encuentran allí puedan afectar eventualmente los cuerpos de agua subterráneos. (GFR Medi (semisquare-x3)
José Font, subdirector de la División de Protección Ambiental del Caribe de la EPA, explicó que la medida busca evitar que la contaminación de los desperdicios que se encuentran allí puedan afectar eventualmente los cuerpos de agua subterráneos. (GFR Medi

El antiguo vertedero de desperdicios peligrosos Proteco en Peñuelas fue incluido hoy en la Lista Nacional de Prioridades del Superfondo para su descontaminación.

Así lo anunció hoy la Agencia de Protección Ambiental (EPA, por sus siglas en inglés).

A nivel de todo Estados Unidos se incluyeron en la lista siete lugares nuevos, entre los cuales está Proteco.

José Font, subdirector de la División de Protección Ambiental del Caribe de la EPA, explicó que la medida busca evitar que la contaminación de los desperdicios que se encuentran allí puedan afectar eventualmente los cuerpos de agua subterráneos.

Señaló que hasta el momento lo encontrado en las aguas “están por debajo del umbral” de lo que se mide para determinar que el agua es segura para su consumo.

Sin embargo, apuntó que la presencia es suficiente para poner en marcha estas medidas para evitar riesgos futuros.

Asimismo, planteó que harán un mapa para determinar de dónde provienen los contaminantes en cantidades bajas, pues Proteco está cerca de otros vertederos, incluyendo el lugar donde se deposita el residuo de la quema de carbón para producir energía eléctrica.

Según Font, al incluirse en la lista a Proteco, la EPA puede destinar fondos federales para realizar la investigación y luego la descontaminación.

Cuando se le preguntó cuánto podría costar, dijo que casos pasados han alcanzado entre $50 y $100 millones, en un proceso que podría alcanzar hasta los 30 años.

Con Proteco, ahora en Puerto Rico hay 19 lugares en la lista, mientras que otras cinco han ya salieron al completarse el proceso.

De 1975 a 1999, Proteco aceptó variedad de desperdicios peligrosos, como lodos residuales de enchapes (galvanoplastia), plaguicidas y desechos farmacéuticos e industriales de múltiples orígenes.

Según la EPA, el agua subterránea está contaminada con mercurio y solventes.

El antiguo vertedero cerró en la década de 1990. La EPA añadió que, desde que Proteco “abandonó” la instalación en 2009, no ha habido el mantenimiento ni monitoreo requeridos.


💬Ver 0 comentarios