Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

Si finalmente prevalece la versión cameral del proyecto 238 el gerente de un restaurante podrá prohibirle la entrada a un cliente por este ser homosexual pero no podrá despedir a un mozo por la misma razón.


💬Ver 0 comentarios