(semisquare-x3)
La comunidad marchó hasta una planta de asfalto, cerca de las tres escuelas afectadas por emanaciones de gases. (Captura Facebook/Federación de Maestros)

Las comunidades escolares de tres planteles en Toa Alta iniciaron un paro esta mañana en protesta por la falta de acción por parte de las agencias para atender presuntas emanaciones de gases que por meses afectan a estudiantes y adultos al punto de terminar en un hospital.

“El paro se aprobó en asamblea por los padres porque la región educativa lo que propone es o cambiarnos de planteles escolares o cambiar el horario de 12:30 p.m. a 5:30 p.m. y eso los padres entienden que no es viable para muchos de los maestros”, explicó a El Nuevo Día, Miriam Ramos, maestra en la Nicolás Sevilla.

La escuela elemental Violanta Jiménez, la intermedia José Pablo Morales y la superior Nicolás Sevilla celebraron ayer, jueves, una asamblea en horas de la noche para discutir acciones concertadas por la situación. Durante esa convocatoria adelantaron que consideraban declarar un paro a manera de protesta. 

Padres, maestros y estudiantes, así como residentes del barrio Piñas, paralizaron las tres escuelas e hicieron una marcha hasta la planta de asfalto Asphalt Solutions, manejada por la compañía Super Asphalt Pavement Corporation. “Solicitamos la presencia de algún empleado o el dueño, pero nadie nos ha querido dar cara”, señaló Ramos.

Según Ramos, los manifestantes exigen que la planta de asfalto traslade sus operaciones a un lugar donde las emanaciones de gases no afecten a los ciudadanos, pues consideran que no es suficiente con solo un cambio de horario en la producción de la planta, ya que también se han visto afectadas las comunidades circundantes.

“Los padres que se ha estado expresando han indicado que ellos no van a permitir la entrada hasta que no se solucione”, advirtió la también madre de un alumno de la Nicolás Sevilla.

Crean grupo interagencial

Tras una reunión celebrada ayer, el comisionado del Negociado para el Manejo de Emergencias y Administración de Desastres (NMEAD), Carlos Acevedo Caballero, anunció que se creó un grupo interagencial para atender la situación. 

"En unión a distintas agencias estatales y federales, así como el municipio de Toa Alta estaremos implementando un plan de trabajo para identificar la causa de los olores que están afectando las escuelas y las comunidades cercanas", señaló hoy el comisionado en un comunicado de prensa.

El grupo lo componen el NMEAD, Educación, el Departamento de Recursos Naturales y Ambientales, el Municipio de Toa Alta, el Negociado del Cuerpo de Bomberos y la Agencia federal de Protección Ambiental (EPA, en inglés).

Por su parte, la secretaria de Educación, Julia Keleher, se limitó a decir que "la seguridad y la salud de los estudiantes y de los maestros que trabajan en esas escuelas es una prioridad para nuestro Departamento. Vamos a auscultar todas las alternativas viables para asegurar su bienestar".

Aunque las escuelas han denunciado públicamente que las emanaciones de gases provienen de la operación de Asphalt Solutions, un informe de la Junta de Calidad Ambiental sobre los hallazgos de una evaluación del aire durante el mes de octubre del pasado año, no establece relación directa entre la procedencia de los gases y la planta de asfalto.

En su lugar, el informe recomienda un estudio más amplio en el que se tomen lecturas simultáneas en las escuelas, el barrio Piñas y en tres posibles fuentes de las emanaciones, que incluye a Asphalt Solutions, una granja en Bayamón y la Planta de Tratamiento de Aguas Residuales de ese municipio.

El comisionado de seguridad del Departamento de Educación, César González, confirmó previamente a este medio que estarían informando a las escuelas sobre un cambio de horario de clases como remedio a corto plazo mientras evaluaban soluciones concretas a las emanaciones de gases.


💬Ver 0 comentarios