(semisquare-x3)
Según expertos, las exposiciones continuas a gases tóxicos ponen en riesgo a toda la población cercana al lugar de donde originan. (GFR Media)

Las frecuentes emanaciones de gases que han provocado múltiples desalojos en escuelas de Toa Alta mantienen a toda una comunidad en constante preocupación por su salud, incluyendo al personal del centro Salud Integral en la Montaña (SIM) que atendió hoy a los afectados por la toxicidad en ese municipio.

La licenciada Gloria Amador, directora ejecutiva de SIM, -antiguo CDT de Toa Alta- especificó que durante el día de hoy se atendieron a 10 personas con un cuadro clínico de intoxicación. De estos, ocho son menores, entre las edades de 15 y 17 años, y dos maestras de 60 y 65 años, todos de la escuela superior Nicolás Sevilla, en el barrio Piñas. La escuela elemental Violanta Jimémez también fue desalojada en la mañana.

Amador abundó que los pacientes presentaron síntomas como mareos, dolor de cabeza, náuseas y vómitos, pero su condición es estable y se mantendrán en observación en la sala de emergencias de la institución médica con posibilidad de ser dados de alta en horas de la tarde.

Las doctoras Barrios y Cedeño se encargaron de atender a los perjudicados. Sin embargo, el hospital también ha recurrido a otros expertos para atender la emergencia.

“Reforzamos los servicios que prestamos en la sala de emergencias con trabajadores sociales y con psicólogos porque no es la primera vez que sucede este tipo de situación en Toa Alta y muchas veces llegan los familiares ansiosos a la sala, por lo que se maneja a la familia tanto como al paciente”, explicó la licenciada.

La licenciada indicó que desde mayo de 2018 -cuando SIM comenzó a operar la sala de emergencias- han atendido tres situaciones similares por emanaciones de gases, e incluso, atendieron más afectados en la ocasión anterior. No obstante, las autoridades escolares han denunciado múltiples instancias en las que alumnos y adultos presentan síntomas de intoxicación.

“Lo que nos preocupa es que lleguen niños con condiciones asmáticas o de fatiga, que eso exacerbaría sus condiciones”, sostuvo Amador.

Efectos nocivos a corto y largo plazo

Por su parte, el doctor Nelson Almodóvar, pediatra y subdirector médico de SIM, explicó que las sustancias irritantes que se transmiten a través del aire tienden a causar una respuesta inmediata del sistema respiratorio (pulmones y tráquea).

“El sistema -los pulmones- trata de protegerse cerrando para que no siga entrando esa exposición de esa sustancia que identifica como nociva o tóxica. Eso lo que hace es que se desarrollen unos síntomas respiratorios que están presentando estas personas”, expuso.

Según Almodóvar, la exposición prolongada tiene, como consecuencia, el desarrollo de cuadros crónicos de condiciones respiratorias como asma, bronquitis y daño a la estructura de los pulmones, conocidas en adultos como condiciones respiratorias obstructivas (EPOC, en inglés).

Si la persona ya tiene una condición respiratoria preexistente, señaló, el riesgo es mayor. “La exposición inmediata a ese tipo de contaminante ambiental va a desencadenar un ataque significativo respiratorio, poniendo más agudas sus condiciones crónicas”.

Destacó, además, que las exposiciones continuas a gases tóxicos ponen en riesgo a toda la población cercana al lugar de donde originan.

En cuanto al tratamiento, dijo que consiste en utilizar medicamentos broncodilatadores (terapia respiratoria) para provocar que las vías de aire permanezcan abiertas. Para esto, los doctores pueden administrar medicamentos de acción rápida o esteroides.

Indicó que el periodo de respuesta suele ser de 6 a 8 horas, pero pacientes con condiciones respiratorias previas deben mantenerse en observación ya que pueden presentar síntomas hasta 24 horas después de la intoxicación.


💬Ver 0 comentarios