Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

Mostrando madurez, un grupo de estudiantes se reunió con la prensa para defender uno de los pilares de su desarrollo.

Se enfrentan a una batalla que, más que provocar discordia, ha servido para unirlos en la defensa de uno de los pilares de su desarrollo: sus escuelas.

Mostrando una evidente madurez, a pesar de su corta edad, un grupo de estudiantes se reunió ayer para hablarle a la prensa sobre las bondades del currículo Montessori. Su iniciativa surgió a modo de auxilio tras el anuncio de que 14 escuelas con ese modelo educativo se encuentran en la lista de 280 planteles públicos a ser cerrados en agosto.

“Si nos sacan (de nuestras escuelas) nuestro ambiente se va a ir poco a poco destruyendo. Estaremos divididos porque, como iremos a escuelas donde hay más estudiantes, no vamos a tener la unidad de Montessori”, comentó Valerie Vázquez, de la escuela Eduardo J. Saldaña, plantel que hace varios años se transformó en uno especializado en Montessori, método de educación alternativa ideado por la educadora italiana María Montessori.

Una de las quejas del grupo fue que las escuelas en las que serían ubicados no siguen este currículo, lo que, a su juicio, sería detrimental. Yoliangeli Cirino, de la escuela República del Perú, en Santurce, resaltó la cantidad de recursos que les provee su escuela a los estudiantes, y lamentó que maestros transitorios se queden sin trabajo.

“Desde Casa de Niños (nivel de Montessori) he aprendido a leer, escribir, sumar y multiplicar. Es una escuela bien linda para los que tengan problemas”, comentó William Ramírez, de la escuela Fair View, en Trujillo Alto, plantel que la secretaria de Educación, Julia Keleher, sacó ayer de la lista de las escuelas que cerrarían.

Henry Mesa, de la escuela Juan Ponce de León, en Guaynabo, invitó a Keleher a visitar una escuela Montessori para conocer mejor este método de enseñanza.

“Me gusta mi escuela, es una escuela de paz”, resumió Ian Geovanie Rivera, de la escuela Inocencio Cintrón Zayas, en Barranquitas.


💬Ver 0 comentarios