Luis Alberto Ferré Rangel, director general de GFR Media, fue el orador invitado de la actividad (horizontal-x3)
Estudiantes que obtuvieron los promedios mas alto de Contabilidad (Suministrada)

Por Cesiach López Maldonado/ Especial para El Nuevo Día

Humacao - Conseguir un grado universitario es toda una faena que requiere mucho esfuerzo, disciplina y dedicación, pero no existen palabras para describir lo que los 544 alumnos de la Universidad de Puerto Rico (UPR), en este municipio, tuvieron que emplear para completar sus estudios en medio de la peor catástrofe que haya vivido la isla en un siglo.

Sin lugar a dudas, el arrollador paso del huracán María por el país fue la mayor prueba que jamás habrían imaginado enfrentar estos jóvenes, máxime por encontrarse estudiando en uno de los municipios más afectados por el fenómeno. Muchas de las vidas que la tarde del viernes estaban en el Humacao Arena celebrando la cuadragésima novena colación de grados del recinto de la UPR en este pueblo cambiaron para siempre luego del paso del huracán, por lo que la celebración cobró un matiz nostálgico para muchos.

Una de esas alumnas a quien el paso del fenómeno le cambió por completo la vida fue Taleshkie Molina Rohena, estudiante del Programa de Administración de Sistemas de Oficina, quien tuvo que luchar contra un ambiente de dificultades para completar su sueño universitario.

“A causa del huracán, perdí mi hogar. Mi casa era de cemento, pero el techo era de zinc industrial, y lo perdimos todo. Pasé muchas dificultades porque no contaba con un generador eléctrico, y cuando caía la noche tenía que estudiar con una linterna. A veces, me tenía que agarrar la cabeza para poder seguir estudiando. Fueron momentos duros”, confesó la joven de 23 años.

Para Molina Rohena, como para muchos jóvenes, la destrucción en sus hogares, las limitaciones en necesidades básicas, las dificultades de la rutina estudiantil vinieron a ser las pruebas determinantes en su último año universitario.

Por eso, en su graduación, los jóvenes festejaron no solo haber superado sus retos académicos, sino también su victoria ante la adversidad.

Quitarme nunca me pasó por la mente, estaba decidida a cumplir una de mis metas, y el huracán María no iba a impedir que me graduara. Decidí no detenerme a pesar de los obstáculos a los que me estaba enfrentando en ese momento. Nunca pensé que iba a llegar aquí (graduación). Para mí, significa mucho graduarme después de todo lo que me tocó vivir”, dijo la joven residente de Juncos.

Héctor A. Ríos Maury, rector interino de la UPR, en Humacao, destacó que la clase graduanda 2018 será siempre recordada en la historia del recinto por haber sobrepasado las dificultades más grandes. Durante la ceremonia, fue presentado un documental que -en siete minutos- revivió la tragedia acontecida en el país y la manera en que la universidad afrontó el reto de mantenerse en pie.

“La resilencia es la capacidad para enfrentar y superar la adversidad. La clase graduanda de este desafiante y difícil año 2018, de nuestro querido recinto de Humacao, es la más resiliente de su historia. Celebremos con alegría sus triunfos, que son los triunfos de Puerto Rico”, dijo Ríos Maury.

Luis Alberto Ferré Rangel, director general de GFR Media, fue el orador invitado de la actividad, y durante su discurso, destacó la valentía de los graduandos de asumir el reto y finalizar sus estudios a pesar de las complicaciones que supuso el fenómeno atmosférico.

“Este último año, hicieron más. Se impusieron a una catástrofe sin precedentes en nuestra isla en más de un siglo. Trascendieron la devastación, que ha sido más traumática en esta área de Humacao y Yabucoa, por donde entró el huracán y su marejada destructora. Encontraron luz para atravesar las largas noches de estudio en la oscuridad y tuvieron resistencia para mantenerse dispuestos a aprender en las carpas improvisadas que fueron, por meses, sus sofocantes salones de clases”, destacó Ferré Rangel.

Ferré Rangel, además, instó a cada uno de los nuevos profesionales a unirse a los esfuerzos para reconstruir el país.

“Ustedes son la primera clase graduada de este recinto después de que el huracán nos cambió la vida. Ustedes, recién egresados de la principal institución universitaria del este, son para esta región, como para toda la isla, una chispa que aviva la esperanza de que saldremos adelante”, puntualizó Ferré Rangel.

En la actividad, se confirieron grados universitarios a un total de 544 estudiantes en 20 programas de Bachillerato y cuatro programas de Grado Asociado. De este grupo, 374 fueron féminas y 170 varones. En total, 86 lograron culminar sus estudios universitarios con honores, 37 fueron Magna Cum Laude y 153, Suma Cum Laude.


💬Ver 0 comentarios