El Seminario Conciliar de San Idelfonso, ubicado en la calle Cristo, fue construido en 1832 y desde el 1985 es la sede del Centro de Estudios Avanzados. (semisquare-x3)
El Seminario Conciliar de San Idelfonso, ubicado en la calle Cristo, fue construido en 1832 y desde el 1985 es la sede del Centro de Estudios Avanzados. (Gerald López Cepero)

Un grupo de estudiantes doctorales del Centro de Estudios Avanzados de Puerto Rico y el Caribe, cuya sede -el Seminario Conciliar de San Idelfonso en el Viejo San Juan- fue puesta en venta por la Arquidiócesis de San Juan, vive en la incertidumbre de no saber qué pasará en agosto con la institución académica, por lo que le exigieron a la administración a hablar con la verdad.

Solicitaron, además, que se tomen las acciones correctivas para evitar que se afecte la operación de la institución y el proceso de acreditación por el que atraviesa desde abril con la Middle States Commission on Higher Education.

“Aquí el problema ha sido multifactorial”, indicó Paul Cruz, estudiante doctoral de Historia, quien señaló como uno de esos factores la falta de información de parte de la administración.

Dijo que, aunque la Junta de Síndicos del Centro le atribuye la crisis de la institución a una deuda de $800,000 que arrastran desde el 2006, también ha contribuido a la situación la mala administración, la reducción en fondos federales y la otorgación de grados a estudiantes a pesar de que mantenían deudas con la institución.

“Eso es un problema administrativo porque el estudiante no paga si la institución no le cobra. Ahora, aquí la falta de transparencia ha sido severa”, puntualizó Cruz.

Los jóvenes cuestionaron, además, las razones por las cuales la Junta de Síndicos no ha concertado un acuerdo para trasladar las operaciones del Centro a la sede del Archivo General -también en el Viejo San Juan-, cuya administración ha puesto a disposición la estructura, aseguraron.

“Lo que nosotros queremos es que continúe la institución. Es una lástima que la Iglesia católica venda el espacio, pero es un espacio privado, y si tenemos ese espacio disponible del Archivo General, nos tenemos que mover”, puntualizó Cruz.

Luis Rogelio Torres, también estudiante doctoral, denunció una disminución en la oferta académica del Centro que cuenta con un promedio de 400 alumnos. En verano, dijo, solo se ofrecerán tres cursos. “En agosto no sabemos si el centro va a abrir y si abre, dónde y en qué lugar”, señaló.

“La iglesia católica gana aquí y la cultura y la historia de este país es la que pierde. Los estudiantes, todas las personas comprometidas con la cultura de este país son los que perdemos”, lamentó Torres.

Aunque reconocieron que la Iglesia Católica tiene la potestad para vender el espacio, Torres recordó que el Seminario Conciliar es un patrimonio cultural, “un centro histórico que con mucho esfuerzo don Ricardo Alegría levantó para revivirlo y adiestrarnos en las disciplinas de historia, arqueología y literatura”.

El Seminario Conciliar de San Idelfonso, ubicado en la calle Cristo, fue construido en 1832 y desde el 1985 es la sede del Centro de Estudios Avanzados. Las facilidades que eran unas ruinas fueron rescatadas por el historiador Alegría, fundador de la institución universitaria. El contrato de arrendamiento entre las partes se vence en octubre.

En enero, la Arquidiócesis de San Juan confirmó -a través de expresiones escritas- que ponían en venta el edificio para crear un fondo que cumpla con el pago de las pensiones que adeuda a los empleados retirados de los colegios católicos. Desde agosto de 2018, enfrentan un proceso de quiebra tras adeudar a sus acreedores más de $16.1 millones.

El Nuevo Día supo que existen varios interesados en comprar las instalaciones para desarrollar un hotel. Entonces, la Arquidiócesis no rechazó la información.

Por último, el grupo exigió la celebración de una asamblea en la que participan los siete miembros de la junta de síndicos, la rectora, la facultad y los estudiantes.


💬Ver 0 comentarios