(horizontal-x3)
Manuel Laboy

La Oficina de Ética Gubernamental (OEG) notificó hoy su determinación de archivar la queja ética contra el secretario de Desarrollo Económico y Comercio (DDEC), Manuel Laboy, con relación a las destituciones que realizó de dos empleados de confianza en la Compañía de Turismo, tras la destitución de José Izquierdo como jefe de esa agencia.

“Ya tenemos una determinación en cuanto al planteamiento que trajo aquí Saúl Suárez Flores, donde él alegaba que Manuel Laboy no tenía autoridad para despedirlo y eso había constituido una violación a la Ley de Ética… ese planteamiento es totalmente errado en derecho”, anunció la directora Zulma Rosario Vega, al ser abordada por este diario.

Suárez Flores ocupó el cargo de director de Planificación de esa agencia hasta enero, cuando Laboy le notificó su destitución, al igual que al director de Recursos Humanos, Jovani Narváez. Sin embargo, el gobernador Ricardo Rosselló restituyó a ambos en sus puestos al alegar que Laboy no tenía autoridad en ley. Finalmente, Suárez Flores tuvo que renunciar a su puesto, luego de que la agencia realizara una investigación sobre los insultos que le hizo a otra abogada de rango ejecutivo en el DDEC.

Su planteamiento a la OEG, realizado en junio de 2018, alegaba que Laboy había cometido una usurpación de deberes y responsabilidades que corresponden al director de la Compañía de turismo, lo que argumentaba constituía una violación al Artículo 4.2 (o) de la Ley de Ética Gubernamental.

Rosario Vega explicó que la OEG tuvo acceso a comunicaciones oficiales de la Junta de Directores de la Compañía de Turismo, realizó entrevistas y examinó las leyes y reglamentos de esa agencia.

Indicó que, en las comunicaciones a las que su oficina tuvo acceso, se establece el tracto de la situación: cuándo y por qué se tomó la determinación por parte del secretario del DDEC, quien además es presidente de la Junta de Directores de Turismo.

“No había director de Turismo ni en propiedad ni interino. En ese espacio, el presidente de la Junta, con el aval de la junta, toma unas determinaciones, entre ellas de despedir a unos empleados de confianza”, detalló.

Rosario Vega aseguró que se trata esencialmente de una decisión de personal, y que si Suárez Flores tiene alguna inconformidad puede acudir a la Comisión Apelativa del Servicio Público (CASP) o presentar una demanda en el tribunal estatal o federal.

“La Oficina de Ética no dirime asuntos de personal”, puntualizó Rosario Vega.  Entonces, agregó: “Laboy tenía autoridad en ley. Si él no estaba de acuerdo con la decisión, podía ir a los foros pertinentes”.

Este diario solicitó la reacción de Suárez Flores, quien indicó que se reservaba el derecho de instar una acción contra Laboy a nivel personal y en su carácter público.

El exfuncionario público cuestionó también la decisión de la OEG: “¿Entonces el gobernador erró al reinstalarnos y decir que Laboy no tenía facultad en ley para despedirnos? Yo entiendo que el gobernador tenía razón”.

Suárez Flores criticó que la OEG haya archivado el asunto sin tan siquiera haber dialogado con él o con otros de los empleados relacionados, a lo que Rosario Vega indicó: “Ninguna persona que trae un planteamiento ante esta oficina puede decir a quién entrevistamos y a quién no”.

Rosario Vega confirmó que se le notificó a Laboy esta mañana que el asunto había sido archivado.


💬Ver 0 comentarios