En la imagen, personal del espacio provisto temporalmente para los estudiantes con diversidad funcional. (GFR Media) (semisquare-x3)
En la imagen, personal del espacio provisto temporalmente para los estudiantes con diversidad funcional en la UPR. (GFR Media)

La Defensoría de las Personas con Impedimentos inició el sábado una investigación en torno a la situación de la biblioteca para estudiantes con discapacidad la Universidad de Puerto Rico (UPR) Recinto de Río Piedras, que permanece cerrada desde el 2016.

La agencia gubernamental que protege la población con impedimentos físicos, mentales o sensoriales resaltó en un comunicado de prensa que la pesquisa tiene el fin de aportar una solución al problema ante “la situación precaria que viven los estudiantes con impedimentos”, que requieren la reapertura de una biblioteca que atiende sus necesidades.

“Como agencia encargada de atender a la población con impedimentos, nuestra función es tender puentes y buscar soluciones rápidas y eficientes”, expresó Gabriel E. Corchado Méndez, defensor interino.

El Nuevo Día reportó hoy que la única biblioteca en el campus riopedrense facilitada para estudiantes con diversidad funcional, ubicada en el edificio José M. Lázaro, está cerrada desde hace tres años y que no hay una fecha clara para su apertura. La sala fue trasladada a otro espacio que no suple las necesidades de la población.

“Como parte de la investigación que vamos a realizar, se analizarán varios ángulos de acuerdo a las disposiciones legales, de manera que todos los interesados puedan ser parte del proceso y aportar soluciones”, finalizó Corchado Méndez.


💬Ver 0 comentarios