Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

En la foto, Edwin Meléndez, de Hunter College, y la doctora Margarita Benítez. (Teresa Canino )

El cierre de escuelas públicas al finalizar el año escolar 2017-2018 impactó, desproporcionalmente, a las zonas rurales de la isla, sectores donde típicamente la población vive bajo nivel de pobreza y carece de los recursos para desplazarse a las áreas urbanas a las que ha sido reubicad la población estudiantil, según se desprende de un estudio realizado por el Centro de Estudios Puertorriqueños del Hunter College, en Nueva York.


💬Ver 0 comentarios