Irwin Redlener afirmó ayer que el gobierno del presidente Donald Trump falló en entender que las circunstancias particulares de la isla y la devastación ocurrida ameritaban una movilización extraordinaria de personal militar. (horizontal-x3)
Irwin Redlener afirmó ayer que el gobierno del presidente Donald Trump falló en entender que las circunstancias particulares de la isla y la devastación ocurrida ameritaban una movilización extraordinaria de personal militar. (José A. Delgado Robles)

Washington - La decisión de no dar un rol más abarcador y urgente a las Fuerzas Armadas de EE.UU. en las operaciones de emergencia en Puerto Rico tras el huracán María limitó significativamente las oportunidades de una respuesta federal adecuada, según un experto.

Irwin Redlener, director del Centro Nacional de Preparación para Desastres de la Universidad de Columbia, afirmó ayer que el gobierno del presidente Donald Trump falló en entender que las circunstancias particulares de la isla y la devastación ocurrida ameritaban una movilización extraordinaria de personal militar.

“Nadie sabe hacer estas cosas como los militares”, dijo Redlener, quien fue el orador principal de una conferencia en el Congreso enmarcada en el primer aniversario de la catástrofe que provocó el huracán María.

Redlener sostuvo, por ejemplo, que más allá de la distribución de suministros, si la emergencia se hubiese dejado en manos de los militares, la instalación de puentes temporeros que dejaron a comunidades aisladas no hubiese tardado meses.

Pueden hacer esas cosas en 24 horas… ¿Por qué cuatro meses después aún se estaba construyendo un puente en Morovis?”, cuestionó Redlener, profesor y pediatra, al indicar que en el caso de ese pueblo representaba el enlace de una comunidad con el centro urbano.

La misma capacidad para instalar sistemas temporeros, dijo, aplicaría a torres de comunicación e incluso las de control en los aeropuertos.

The Washington Post comparó temprano en la emergencia la rápida movilización de soldados para el terremoto de Haití de 2010, en comparación con la presencia militar inicial en la isla.

Durante las primeras 48 horas después del terremoto, el Pentágono movilizó 8,000 soldados a Puerto Príncipe. En San Juan, habían 4,400 militares y 1,000 guardacostas -algunos de ellos usualmente estacionados en la isla- ocho días después de comenzar la emergencia.

Redlener sostuvo que, si no se actuó con más urgencia para hacerle frente a una crisis que se estima causó 2,975 muertes -pese a que cinco días después del huracán el Pentágono conocía que Puerto Rico estaba al borde de una crisis humanitaria-, fue porque Trump no lo creyó necesario.

“Lo que hemos visto en el último año -sobre todo inicialmente- ha sido una cantidad fenomenal de ineptitud”, agregó.

La conferencia en que Redlener habló fue organizada por los demócratas Bennie Thompson, portavoz del Comité de Seguridad Interna; Raúl Grijalva, líder de la la minoría en el Comité de Recursos Naturales, y Nydia Velázquez, portavoz en el Comité de Pequeñas Empresas.

Tanto el Senado como la Cámara baja federal estaban en receso legislativo, pero a la conferencia -que permitió escuchar las voces de organizaciones no gubernamentales- asistieron funcionarios de oficinas del Congreso.

Redlener, quien ha investigado la respuesta federal en Luisiana después del huracán Katrina, afirmó que la recuperación de cualquier área que ha sido devastada por un desastre natural debe medirse en términos del regreso a la normalidad de los niños.

La mejor forma de medir si los niños retornaron a la normalidad es conocer sobre su regreso a una vivienda segura y a la escuela, dijo el experto de la Universidad de Columbia, en Nueva York.

En Puerto Rico, ocho de cada 10 familias con niños informaron que sus viviendas sufrieron daños debido al huracán. A un 37% se les inundó la casa, según un estudio del Instituto de Desarrollo de la Juventud (IDJ), una organización sin fines de lucro.

Una de cada cuatro familias pobres, además, tuvo momentos en que no pudo comer.

El doctor Redlener, pediatra de profesión, sostuvo que después de un desastre natural los problemas para los pobres no van a desaparecer, por lo que reconstruir sus viviendas dañadas se convierte en un verdadero reto.

Contrario al que tiene medios económicos, al ciudadano pobre cuya residencia sufrió daños graves, la asistencia de la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA) no suele ser suficiente para arreglarla y no tiene el dinero para invertir el resto que necesita, sostuvo.

Junto a Redlener participaron del evento organizaciones no gubernamentales, varias de las cuales ayudaron a enviar suministros a Puerto Rico, como la Federación Hispana, “Friends for Puerto Rico”, la Fundación Evelyn Lozada y World Kitchen.

José Calderón, presidente de la Federación Hispana, sostuvo que con la ayuda del artista Lin Manuel Miranda lograron recaudar $41 millones, que se han distribuido ($10 millones) en ayuda de emergencia, como agua y comida, y unos $30 millones que se destinan a proyectos de reconstrucción de vivienda, salud, agricultura y agua. “Tenemos que invertir en Puerto Rico y hacerlo inteligentemente”, indicó Calderón, al abogar por un Plan Marshall para la isla, como el que ha propuesto el senador Bernie Sanders, independiente de Vermont.

Friends of Puerto Rico, por su parte, obtuvo $1.5 millones en asistencia, que fue destinada a comunidades de la isla e instituciones sin fines de lucro. Angelique Sina, presidenta de Friends of Puerto Rico, sostuvo que pudieron enviar a la Isla donativos de la diáspora que alcanzaron un millón de libras.

Contrario a los vagones de asistencia de FEMA o los suministros infestados por ratas en la oficina de Orlando de la Administración de Asuntos Federales de Puerto Rico (Prfaa), Sina sostuvo que no tuvieron problemas con sus suministros.

“Es cuestión del seguimiento”, dijo.

El profesor Redlener sostuvo que pese a las asignaciones iniciales federales y el apoyo de grupos no gubernamentales, debe tomarse en cuenta que el gobierno de Puerto Rico ha estimado en $139,000 millones el costo de la recuperación. “Solo rasgamos la superficie”, advirtió.


💬Ver 0 comentarios