En la foto está Ajit Pai, presidente de la FCC. (horizontal-x3)
En la foto está Ajit Pai, presidente de la FCC. (AP)

Washington -  Tras los daños causados por el huracán María, la Comisión Federal de Comunicaciones (FCC) ha aprobado un plan por el cual invertirá $152 millones más en Puerto Rico de lo que proyectaba hacer durante la próxima década.

La FCC confirmó esta semana que las nuevas asignaciones elevarán a $750 millones los fondos asignados a Puerto Rico a partir de este año fiscal federal 2018. Islas Vírgenes estadounidenses, por su parte, obtendrá en una década $204 millones.

Los comisionados de la FCC aprobaron el plan a principios de mayo y lo divulgaron el martes, 29 de mayo, en el registro federal. Ahora, el público tiene 35 días, a partir del 29 de mayo, para hacer comentarios.

El presidente de la FCC, Ajit Pai, quien propuso el plan en marzo pasado, indicó que la Comisión quiere recibir comentarios del público sobre el financiamiento necesario “para mejoras a largo plazo y la expansión de la banda ancha a través de Puerto Rico y las Islas Vírgenes estadounidenses”.

El gobierno de Puerto Rico, destaca el informe de la FCC, ha calculado que como consecuencia del temporal María, el sistema de telecomunicaciones de la Isla tuvo daños que alcanzaron los $1,500 millones.

Por medio del fondo que titulan “Uniendo a Puerto Rico”, la FCC había destinado $51.2 millones para esfuerzos de restauración del sistema. En reunión el 8 de mayo, la FCC determinó no reducir ese pago de las próximas asignaciones anuales rutinarias.

Las proyecciones para isla incluyen $444.5 millones para voz fija y banda ancha durante una década, un aumento de $84 millones de la proyección previo a María. Otros $254 millones -un aumento de $16.8 millones sobre lo previsto antes del ciclón-, se asignan a un proyecto de tres años para voz y banda ancha móvil 4G.

Entre las peticiones de comentarios públicos, la FCC quiere conocer si a raíz de sus nuevas asignaciones, son necesarios fondos adicionales.

Pai sostuvo que la Comisión buscará además añadir nuevas herramientas para prepararse y responder a desastres naturales como los huracanes Irma y María que devastaron a Islas Vírgenes y Puerto Rico.

Entre otras cosas, el plan exige a los gobiernos de Puerto Rico y las Islas Vírgenes vincularse al Sistema de Información de Desastres (DIRS, por sus siglas en inglés) de la FCC, que en otras jurisdicciones es voluntario.

En su declaración, las comisionadas Mignon Clyburn, cuyo nombramiento expira próximamente, y Jessica Rosenworcel advirtieron a la FCC que su plan dirigido a reducir el programa “Lifeline” - que otorga subsidios a personas de escasos recursos económicos, para poder pagar servicios telefónicos-, tendrá fuertes consecuencias en Puerto Rico.

“Se estima que un 75% de los clientes actuales de Lifeline en Puerto Rico podrían perder a su proveedor de telecomunicaciones.  Esto sería como meter el dedo en la llaga y resultaría contraproducente ante nuestros esfuerzos para restablecer una conectividad robusta en las islas.  Debemos resguardar el programa Lifeline y evaluar todo efecto negativo que cualquiera de las propuestas puedan tener sobre las personas más necesitadas”, indicó Clyburn.

Recientemente, un grupo de senadores y congresistas demócratas, encabezados por la representante Nydia Velázquez (Nueva York), envió una carta al presidente de la FCC advirtieron de los posibles graves efectos de recortar ese programa.

Mientras, los comisionados Michael O’Rielly y Brendan Carr reclamaron mayor supervisión sobre el uso de los fondos asignados a Puerto Rico y las Islas Vírgenes.

O’Rielly había amenazado, en una carta al gobernador Ricardo Rosselló, con votar en contra de las nuevas asignaciones a Puerto Rico mientras no recibiera garantías de que el gobierno de la Isla cesó el desvío de fondos dirigidos al servicio de emergencia 9-1-1. En una carta, Rosselló aseguró que ese desvío de fondos -hechos durante el pasado gobierno antes del gobierno central declararse en quiebra y conseguir una moratoria en el pago de la deuda-, había terminado.

Aunque votó a favor del plan, el comisionado O’Rielly solicitó a la FCC, de todos modos, que se establezcan salvaguardas para asegurar que “los escasos dólares del servicio universal -que financian el 9-1-1-, sean usados para el propósito con que fue creado”.

Por su parte, la comisionada Rosenworcel emitió una declaración en la que disiente parcialmente del informe de la FCC, pues mantuvo que -contrario a las acciones tomadas después de huracanes como Katrina en Luisiana y Sandy en Nueva York y Nueva Jersey-, la Comisión no celebró audiencias públicas en Puerto Rico y las Islas Vírgenes.

Puerto Rico y las Islas Vírgenes de los Estados Unidos merecen el mismo trato por parte de esta agencia al que reciben las comunidades ubicadas en el continente.  Es más, se ha desperdiciado una oportunidad, porque esfuerzos como éste podrían haber servido para instruir nuestro enfoque en esta formulación de normas.  Que no hayamos realizado ni la más simple evaluación equivalente a las que se han realizado en el pasado, mediante vistas e informes, es un error inquietante. En este sentido, difiero”, subrayó Rosenworcel.


💬Ver 0 comentarios