(horizontal-x3)
La casa de Julio Santiago y Virgiana López, en Canóvanas, quedó sin techo. (David Villafañe)

Tras la declaración oficial de 14 municipios como zonas de desastre, el gobierno de Puerto Rico podría sumar más pueblos a la lista.

Así lo declaró a este medio la coordinadora federal alterna de la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA) Ana Morales. “(El resto) no es que están excluidos, es que no hemos terminado las evaluaciones para que el gobernador pueda tener a mano el panorama completo para hacer una segunda o tercera petición”.

FEMA se rige por la Ley Stafford de 1988, también conocida como Ley de Ayuda por Desastre y Asistencia por Emergencia, la cual establece los criterios para declarar un municipio zona de desastre.

En el Estudio Preliminar de Daños que realiza FEMA, en conjunto con las autoridades locales, se evalúa el área impactada y se determina el alcance del desastre, su impacto en las personas y en las instalaciones públicas, y el tipo de asistencia federal que necesitará.

“Los equipos van al campo y hacen las evaluaciones. Basado en la información, se determina si sobrepasan esos límites para que el municipio sea elegible para un programa”, explicó Morales.

Doce municipios de Puerto Rico han sido declarados zonas de desastre tras el paso del huracán Irma. Adjuntas, Canóvanas, Carolina, Guaynabo, Juncos, Loíza, Luquillo, Orocovis, Patillas y Utuado son eligibles para el Programa de Asistencia Pública.

Ese programa, que está volcado en la infraestructura, puede recibir fondos federales bajo el concepto de costo compartido, para remover escombros, realizar trabajos de emergencia y reemplazar instalaciones afectadas.

“Se evalúa qué función están haciendo las agencias voluntarias, y la disponibilidad del seguro para compensarle a los municipios y a las familias por las pérdidas que tuvieron”, comentó Morales.

Los requisitos para recibir esta asistencia federal toman en cuenta el costo estimado de asistencia, la concentración de daños y su impacto en la zona, así como el seguro con que cuenten las instalaciones en tiempos de desastre.

Por otro lado, los municipios de Culebra, Vieques, Loíza y Canóvanas también resultaron elegibles para el Programa de Asistencia Individual, el cual puede incluir subvenciones para vivienda temporal y reparaciones al hogar.

Para cualificar, se evalúa la concentración del daño, las residencias afectadas y el grado de trauma de la comunidad -muertes, heridas, pérdida de agua y luz, e interrupción a los servicios y la rutina del municipio-.

También se toma en consideración la presencia de “comunidades especiales”, con personas desempleadas, adultos mayores y de escasos recursos.

“Los factores se evaluaron en cada uno de los municipios y (estos) cumplieron con todos los parámetros”, aseguró Morales.


💬Ver 0 comentarios