Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

Mira cómo reparten agua, alimentos y toldos

Bayamón – Una larga fila de carros se observaba hoy en la entrada de la Oficina de Manejo de Emergencias municipal de Bayamón.

Los conductores, que en realidad era personal de la Agencia federal para el Manejo de Emergencias (FEMA, en inglés), aguardaban por ser atendidos por personal de emergencias de varios municipios de la región de San Juan. Se trataba de un simulacro en el que se ensayaba el sistema de distribución recomendado por los federales para repartir agua, alimentos y toldos. Estos artículos eran echados en el baúl de los carros.

El coronel Jesús Delgado, oficial de operaciones y adiestramiento de la Guardia Nacional, explicó que el adiestramiento es nombrado por FEMA como el IS026, el cual establece cómo se debe dirigir un punto de distribución de ayuda tipo 3. 

En un tipo de distribución tipo 3 atendemos de 5,000 a 6,000 personas diarias. ¿Qué quiere decir eso? Vamos a atender aproximadamente 2,000 vehículos diarios en un periodo de 12 horas, porque cada vehículo representa una familia de tres personas. Para eso, tenemos que atender un vehículo cada minuto o cada minuto y medio”, explicó el militar.

Añadió que “como ustedes vieron aquí en el simulacro, se puede lograr hacer. Porque con la forma ordenada que FEMA ya ha establecido para que esto trabaje, se atienden tres vehículos cada minuto o minuto y medio. En ese proceso, nosotros cumplimos con la misión de atender 2,000 vehículos en un periodo de 12 horas”. 

Este proceso de distribución ya estaba establecido previo al huracán María. Sin embargo, Delgado reconoció que los municipios no lo pusieron en acción. Comentó que algunos alcaldes prefirieron preparar compras y repartirlas en ciertas comunidades o se citaban a las personas a un lugar y se distribuía entre la multitud. 

No obstante, el Negociado de Manejo de Emergencias y Administración de Desastres impulsará este método común en toda la isla. Hoy, por ejemplo, se adiestraron a las regiones de San Juan, Humacao y Ceiba, informó el director de operaciones de la agencia, Joel Figueroa Betancourt. 

El funcionario dijo que el próximo jueves se realizará el simulacro en Vega Baja, Arecibo y Utuado. Las restantes regiones culminarían el proceso en próximos talleres que se realizarán hasta el 12 de julio. 

Durante estos simulacros, también se les entrega a los municipios comida y agua para que comiencen a llenar sus almacenes y estén preparados para esta temporada de huracanes. 

Defensa al proceso de distribución elegido

Por otro lado, Delgado y Figueroa defendieron el proceso de distribución que se debe implantar en próximos eventos ciclónicos o terremotos. Aludieron a que es más eficientes. Además, incluye una corroboración de que las familias no hayan recibido el servicio anteriormente. 

“Esta es la doctrina que FEMA y el Cuerpo de Ingenieros entiende que es la más correcta para la distribución. Claro está, esto no está inscrito en piedra y hay muchos municipios que tienen muchas particularidades que van a tener que flexibilizar el proceso. Ustedes pueden entender que hay personas que están encamadas, que el municipio va a tener que llevarle el suministro a su casa. Pero esta es la recomendación”, precisó el coronel. 

De hecho, moviéndose a esta práctica recomendada, el alcalde de Bayamón, Ramón Luis Rivera Cruz, anunció que establecerá un centro de distribución de agua, que será “el equivalente a una estación de gasolinera”, en el estadio Juan Ramón Loubriel.

Dijo que habrá 16 estaciones para que las personas puedan recoger agua en sus recipientes. 

Tendrá “un sistema soterrado en el estacionamiento, donde usted pueda meter los carros por la PR-174, salen por la número 2, y servir a la mayor cantidad de ciudadanos a la misma vez”, contó Rivera Cruz.

Tras culminado el simulacro, el administrador de FEMA, William “Brock” Long, destacó la importancia de realizar estos adiestramientos. Dijo que lo que buscan es “unificar esfuerzos, en caso de que Puerto Rico sea amenazado nuevamente por un huracán”. 

“Nosotros tenemos que desarrollar un sistema de emergencia más fuerte en los 78 municipios. Hoy es sobre logística y puntos de distribución para movernos hacia adelante en la unificación de los esfuerzos para servir a aquellos que necesiten asistencia”, sostuvo. 

Long aceptó que el huracán María demostró las fallas en comunicación que se pueden tener en Puerto Rico después de un desastre. Por tal razón, dijo que estos simulacros se tornan cada vez más importante para que los municipios puedan responder por cuenta propia. 


💬Ver 0 comentarios