Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

William “Brock” Long explica que se les proveerá pasajes de avión a las personas que quieran regresar a Puerto Rico

Bayamón - El programa de refugio temporal (Transitional Sheltering Assistance - TSA) de la Agencia federal para el Manejo de Emergencias (FEMA, en inglés) concluirá el sábado, 30 de junio, y no será extendido nuevamente, confirmó hoy, jueves, el administrador de la agencia, William “Brock” Long.     

“Las aportaciones para hoteles llegaron a su final”, afirmó el funcionario a endi.com, durante un simulacro realizado en la Oficina de Manejo de Emergencias de Bayamón.

Long añadió que para “aquellos que sean elegibles para la asistencia individual de FEMA, continuarán siendo servidos… Pero si no quieren regresar a Puerto Rico y ya no son elegibles, entonces la asistencia terminará en el continente, porque nuestra autoridad para ayudar a las personas termina cuando ya no son elegibles”.

Según documentos de FEMA publicados en Internet, la asistencia individual que se provee es para un “hogar seguro”. Entre las alternativas están “dinero para la renta” o para reparación del hogar, así como diversas posibilidades de préstamos.

La agencia federal precisó que el dinero provisto para renta puede ser utilizado en otros estados de Estados Unidos, si la persona cumple con los requisitos preestablecidos.

El programa de refugio temporal de FEMA comenzó en la isla en octubre pasado y benefició a damnificados de los huracanes Irma y María. Tuvo dos extensiones a solicitud del gobierno de Ricardo Rosselló, lo que permitió que se sirviera a los beneficiados de manera “incondicional” hasta el 30 de junio. Esto permitió que las familias permanecieran en los Estados Unidos aun cuando ya no eran elegibles.

(Suministrado / FEMA)

Este programa TSA consistió, principalmente, de la relocalización de familias que no tenían una vivienda propicia en Puerto Rico a los Estados Unidos de forma temporal. Los principales beneficiados fueron aquellos que permanecían en refugios entre octubre y noviembre pasado. La idea era que las personas tuviesen un lugar donde vivir en lo que sus residencias en la isla eran reparadas.

Al día de hoy, FEMA ha asistido a alrededor de 19,000 personas o 7,029 familias con este programa temporero, proveyéndoles albergue en 40 estados o jurisdicciones de los Estados Unidos. Esta asistencia costó $80.61 millones.

Todavía quedan en hoteles y moteles de la nación unos 1,906 jefes de hogares o lo que representa unas 5,296 personas. De este grupo, 584 familias son asistidos en la isla, mientras 1,322 se encuentran en los Estados Unidos.

Cabe destacar que el mayor grupo de damnificados boricuas está en Florida, donde se reportan 641 familias beneficiadas. Le sigue Massachusetts con 274 familias y Nueva York con 135.

FEMA también informó que desde mayo ha contactado a las familias para conocer cómo procederán una vez el 30 de junio se culmine el programa TSA. Se informó que al 8 de junio se habían contactado a 1,507 familias, de las cuales unas 255 dijeron que tienen planificado regresar a Puerto Rico, mientras otras 201 ya habían solicitado ayuda de la agencia federal para lograr transporte aéreo gratuito.

Asimismo, se detalló que otras nueve familias recibirán ayuda de organizaciones sin fines de lucro para regresar y que unas 95 personas ya compraron sus boletos de avión, de los cuales 35 ya retornaron a Puerto Rico.

De hecho, Long habló de estos censos que FEMA realiza a los beneficiarios del TSA ante el final del programa.

En la entrevista con endi.com, afirmó que “nosotros metodológicamente hemos preguntado para estar seguros quién es elegible, hemos identificado si tienen o no un lugar seguro para regresar a Puerto Rico y estamos ofreciendo viajes en avión para aquellos que quieren regresar”.

FEMA detalla en su página cibernética que la asistencia de viaje a los beneficiarios del TSA se proveerá solo hasta el 1 de julio

Por otro lado, el funcionario respondió al informe “Justicia Ambiental, Desigualdad y Pobreza en Puerto Rico”, preparado por una coalición multisectorial. En el mismo se reiteró que las políticas de atención al desastre violentaban los derechos de los puertorriqueños y agudizaban la crisis humanitaria.

“Cada día FEMA se mueve lo más que podemos movernos hacia adelante. Actualmente, Puerto Rico tiene una oportunidad increíble para desarrollar una isla más resiliente. FEMA va a estar inyectando miles de millones de dólares al Estado Libre Asociado (ELA) en los años venideros y la meta de ese dinero es mitigar la infraestructura para que sea más fuerte que la que encontramos antes del huracán María y podamos ayudar a reconstruir a Puerto Rico también en su economía. Ahora mismo, es tiempo de que el ELA decida dónde quiere estar en los próximos cinco años con todo el dinero que llegará y FEMA está aquí para asegurarnos que esto no vuelva a ocurrir”, contestó el administrador de FEMA.


💬Ver 0 comentarios