El arzobispo Roberto González Nieves estimó en unos $600,000 los gastos legales de la Arquidiócesis de San Juan. (semisquare-x3)
El arzobispo Roberto González Nieves estimó en unos $600,000 los gastos legales de la Arquidiócesis de San Juan. (Luis Alcalá del Olmo)

Ante la orden de embargo de las cuentas de la Iglesia católica, el arzobispo de San Juan, Roberto González Nieves, mostró ayer disposición para que se distribuyan entre los participantes del Plan de Pensiones de las Escuelas Católicas los fondos que quedaron remanentes tras su cierre.

La alternativa surge después de la orden del juez superior de San Juan Anthony Cuevas y a dos años de que un grupo de jubilados radicara una demanda en la que reclamaban el desembolso de unos $4.7 millones que debieron recibir antes de que se eliminara el Plan de Pensiones.

A preguntas de los medios, González Nieves indicó que la posibilidad de crear este “fondo de solidaridad” no surgió antes debido a que tenían que esperar a que concluyera el pleito judicial y cumplir con los gastos legales.

“Desde el principio, dije que hasta que no se concluya el proceso jurídico, los gastos de abogados, etcétera, no podemos proceder a crear un fondo, por lo menos, de parte de la Arquidiócesis, porque tampoco tenemos muchos fondos”, expresó.

El arzobispo, sin embargo, destacó que la Arquidiócesis de San Juan es uno de los 43 patronos participantes del Fideicomiso de Colegios Católicos. Para una acción de este tipo, advirtió, sería necesario un consenso.

“Yo solo no puedo, tienen que ser todos los patronos participantes que dialoguemos para resolver esto. Yo entiendo que la mayoría de los patronos desean dialogar”, sostuvo.

González Nieves -quien estimó en unos $600,000 los gastos legales de la Arquidiócesis- dijo que los fondos disponibles en el plan “son como $1.3 millones”. Este fondo sería para ser distribuido entre los jubilados y quienes siguen trabajando en colegios católicos que pertenecían al plan que administraba el Fideicomiso.

González Nieves hizo sus expresiones luego de ofrecer la eucaristía en la parroquia San Mateo de Cangrejos, en Santurce, iglesia a la que le embargaron sus dos cuentas bancarias, que sumaban unos $72,000.

De este dinero, sin embargo, $66,000 correspondían al pago del seguro para las reparaciones de los daños que sufrió la estructura tras el paso del huracán María.

“La Arquidiócesis no acumula millones, los reparte entre los necesitados a través de las parroquias, sus caridades… Y yo les quiero recordar, aunque les vacíen sus cuentas, nadie les podrá vaciar su corazón”, señaló.

“Si se les llevó el dinero que el seguro les dio, pues reconstruyan esta iglesia, no con lo material sino con obras de caridad para que sea el lugar de vestir a los desnudos, alimentar a los hambrientos y sanar a los heridos”, agregó.

El líder religioso cuestionó que la orden pueda aplicar, no solo a las cuentas bancarias de la Iglesia, sino también a otros bienes. “Es una orden muy amplia y muy difícil de entender porque ese tipo de orden, por lo menos, en una democracia nunca ha sucedido”, sostuvo.

El sacerdote Olin Pierre Louis agradeció la visita y solidaridad del arzobispo. “Nunca nos va a faltar nada porque yo confío mucho en la providencia de Dios”, indicó Pierre Louis.

Durante la homilía, González Nieves también habló sobre la publicación de un reporte de un jurado investigador que concluyó que más de 1,000 niños fueron víctimas de abuso sexual por parte de centenares de sacerdotes en seis diócesis de Pensilvania. “A esta Iglesia, no la pueden definir los pedófilos. Que estos sepan que aquí no tienen cabida”, subrayó.


💬Ver 0 comentarios