(semisquare-x3)
En la foto, Gerardo Portela Franco. (GFR Media)

El nuevo presidente interino del Banco de Desarrollo Económico (BDE) y la Administración para el Financiamiento de la Vivienda (AFV), Gerardo Portela Franco, afirmó esta tarde que estará ordenando auditorías externas en ambas agencias tras la salida abrupta de Luis Burdiel Agudo, quien hasta ayer estuvo al mando de las dos instrumentalidades.

Burdiel Agudo salió de sus cargos a petición de La Fortaleza luego que el secretario de la Gobernación, Ricardo Llerandi, fuera informado de un préstamo moroso que el funcionario tenía desde el 2009 con el BDE, entidad que comenzó a dirigir en el 2017. Presuntamente, Burdiel Agudo no reveló la existencia de este préstamo, cuando entró a la agencia.

Fuentes de El Nuevo Día informaron que el préstamo en controversia es de $180,000. Este préstamo, junto a otros, fue vendido bajo la incumbencia de Burdiel Agudo a una agencia de cobros y presuntamente el BDE intentó comprarlo de vuelta. Presuntamente, con esta acción, se buscaba borrar de los libros este préstamo, asunto que será auscultado por las autoridades que investigan el caso. La Fortaleza refirió el asunto al Departamento de Justicia y la Oficina de Ética Gubernamental.

“Voy a pedir una auditoría externa para hacer un análisis de lo que ha pasado en ambas agencias”, dijo Portela Franco en una entrevista en La Fortaleza.

El también principal oficial de inversiones del gobierno indicó que estará cooperando con las autoridades con todo lo que necesiten. Evitó entrar en detalles de la controversia por “deferencia al proceso investigativo”.

Portela Franco fue presidente de la Junta de Directores del BDE hasta mediados del 2018. Ante preguntas de este diario aseguró que en ningún momento fue alertado de alguna irregularidad o de algún cuestionamiento ético en el BDE.

“Nunca, por el año y medio que estuve como presidente de la Junta se informó o se reveló alguna irregularidad. Yo tengo cero tolerancia para eso. Cualquier irregularidad que hubiese llegado a mi atención la hubiese informado rápidamente”, dijo Portela Franco.

El funcionario indicó que en el año y medio que dirigió la Junta del BDE se vendieron préstamos a entidades externas para capitalizar la institución. El BDE fue una de las instrumentalidades más afectadas por la quiebra del ahora extinto Banco Gubernamental de Fomento (BGF).

En esta venta de activos mediaron expertos externos especializados en valorar las carteras de préstamos a mano de las instituciones bancarias de modo que el proceso fuera transparente y velando los mejores intereses de los puertorriqueños, aseguró Portela Franco.

“El Banco sufría una descapitalización increíble. Estaba casi insolvente. Se tenían que hacer estas medidas, incluyendo la venta de activos”, dijo.

El funcionario indicó que, como parte de su nueva encomienda, estará dándole continuidad a la fusión del BDE con el AFV.

Del mismo modo, indicó que estará combinando las herramientas financieras que provee el BDE y la AFV con la iniciativa de las zonas de oportunidad del gobierno federal que provee alivios contributivos a aquellos inversionistas que reinviertan su dinero en Puerto Rico y otras jurisdicciones designadas como elegibles bajo el programa por su limitado desarrollo económico. Casi la totalidad de Puerto Rico cae bajo este programa estadounidense.


💬Ver 0 comentarios