Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

San Juan - El Negociado Federal de Investigaciones (FBI, por sus siglas en inglés) estuvo al tanto de una conspiración de exiliados cubanos para matar al dirigente socialista Juan Mari Brás, dos meses antes de que el 24 de marzo de 1976 asesinaran a su hijo de 23 años Santiago (Chagui) Mari Pesquera, pero nunca lo alertó, denunció hoy la Comisión por la Verdad y la Justicia.

Rosa Mari Pesquera, portavoz de la Comisión por la Verdad y la Justicia, presentó en rueda de prensa documentos desclasificados del FBI que ubican a los exiliados cubanos Reynol Rodríguez González y Frank Eulalio Castro Paz en una conspiración para asesinar a Mari Brás, entonces candidato a gobernador por el Partido Socialista Puertorriqueño (PSP, marxista-leninista).

Mari Brás, director-fundador del semanario independentista Claridad, aseguró que no le sorprenden las revelaciones “porque estamos acostumbrados a ser víctimas de la represión más innoble y cruel por parte del gobierno norteamericano y sus representantes en Puerto Rico”.

“Esto debe servir de enseñanza al pueblo puertorriqueño sobre la naturaleza del colonialismo y de cómo las autoridades estadounidenses, por el mero hecho de ser independentista, nos han sometido a uno a los métodos y acciones represivas más repudiables, como fue el asesinato de nuestro hijo Chagui”, agregó en declaraciones escritas, ya que no estuvo en la rueda de prensa en el Colegio de Abogados, en Miramar.

En otro informe del FBI, mostrado por la portavoz de la Comisión por la Verdad y Justicia, se indica que un denominado Frente de Liberación Nacional de Cuba, con base en Miami, envió rifles y mirillas telescópicas a Puerto Rico para asesinar al líder del PSP, a quien se identifica como “muy a favor” del dirigente cubano Fidel Castro.

Actualmente, Rodríguez González, sindicado como jefe militar del grupo paramilitar Alpha 66, reside en Miami, mientras que Castro Paz está radicado en la República Dominicana.
La Comisión por la Verdad y la Justicia indicó que el FBI tuvo conocimiento del complot para asesinar a Mari Brás al menos desde noviembre de 1975, según un documento de ese organismo policial de fecha 29 de marzo de 1976 identificado con el número 105-2478, originado en Miami, Florida.

“Son muchas las preguntas que nos hacemos a raíz de del hallazgo de estos documentos”, dijo Mari Pesquera, portavoz de la Comisión Por la Verdad y la Justicia.

“¿Qué pasó entre enero y marzo de 1976? ¿Por qué en enero se sabía de un complot para asesinar a Mari Brás y dos meses después ejecutaron a su hijo? ¿Quién dio la orden para cambiar de víctima? ¿Qué relación hay entre ambas conspiraciones y qué papel jugó el FBI en cada una de ellas? ¿Por qué Reinol Rodríguez y Frank Castro conspiraban con la anuencia del FBI?”, se preguntó la también hija de Mari Brás.

Mari Pesquera observó que, a pesar de tener esa información en su poder, a casi 34 años de este crimen, aún no se han sido encausados los autores intelectuales.

El FBI tampoco alertó a Mari Brás sobre los planes para asesinarlo “ni propuso un protocolo de seguridad” para el entonces candidato a la gobernación de Puerto Rico por el PSP.

Según la Comisión por la Verdad, estos documentos confirman que el FBI sirvió, cuando menos, de encubridor, sino incluso de coautor de este crimen.

Indicó la portavoz que la muerte del joven “fue un asesinato político con el fin de destruir a Juan Mari Brás, a su familia y al movimiento independentista”.

El periódico Claridad, representado por su director ejecutivo Gervasio Morales Rodríguez, obtuvo los documentos relacionados con Mari Brás, su ex esposa Paquita Pesquera Cantellops y el hijo de ambos Santiago Mari Pesquera mediante una petición oficial al FBI y otras nueve agencias federales de Estados Unidos.

“Juan Mari Brás es director fundador, miembro de la Junta Directiva y columnista regular del periódico Claridad”, recordó Morales Rodríguez durante la conferencia de prensa.

Indicó que al saber que existió un complot para asesinarlo, “es nuestra responsabilidad periodística, política y humanitaria lograr que se revele toda la verdad, toda la información que durante décadas se ha escondido acerca del daño que hicieron, no sólo a él, a su hijo y a su familia sino a todo un movimiento de liberación”.

Refirió que para la época de los hechos, en la Policía puertorriqueña operaba una banda criminal de agentes corruptos, dirigida por el alto mando de inteligencia Alejo Maldonado, con el presunto control del FBI.

Rosa Mari Pesquera adujo que el Departamento de Justicia de Puerto Rico cometió una serie de irregularidades en la investigación y procesamiento del único sospechoso oficial del crimen, que dejaron a la familia y al movimiento independentista insatisfechos con el resultado de la pesquisa y el juicio en el cual resultó convicto Henry Walter Coira Story.


💬Ver 0 comentarios