Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

El secretario de Hacienda, Raúl Maldonado, reconoció que los cerca de $1,400 millones que le quedan en caja al gobierno ya están comprometidos. (horizontal-x3)
El secretario de Hacienda, Raúl Maldonado, reconoció que los cerca de $1,400 millones que le quedan en caja al gobierno ya están comprometidos. (Xavier J. Araújo Berríos)

El secretario de Hacienda, Raúl Maldonado, indicó que la falta de liquidez del gobierno ha provocado que pague a solo algunos suplidores y a otros les haga un plan de pago.

Después del azote del huracán María, el gobierno anunció que se quedaría sin liquidez en noviembre y que esperaba que el préstamo de unos $4,500 de la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA, por sus siglas en inglés) llegara cuanto antes y le inyectara fondos al erario.

Sin embargo, hasta el momento, el Departamento del Tesoro federal no ha desembolsado el préstamo y el gobierno de Puerto Rico trabaja en un proyecto de ley para establecer el mecanismo mediante el que recibiría y asignaría ese dinero.

“Ese préstamo es liquidez”, dijo el secretario de Hacienda.

Ante la ausencia de esa tan necesitada inyección de capital, el gobierno ha sobrevivido, según Maldonado, actuando con prudencia.

“Hemos sido bien prudentes en los pagos a suplidores que les estamos pagando. Aquellos que hicieron trabajo durante la época crítica del huracán y aquellos suplidores que tienen cantidades sustanciales (que se les deben), que han sido suplidores de años en el gobierno, les hemos hecho unos planes de pago para ir pagando mes a mes y poder manejar la caja más efectivamente”, explicó.

No dio detalles sobre los términos de ese plan de pago.

¿Hasta cuándo puede subsistir el gobierno bajo estos parámetros?, cuestionó El Nuevo Día.

“Esperamos que ya, para finales de enero o febrero, empecemos a trabajar con dinero adicional en liquidez, pero también la economía se paralizó durante dos meses y ya los comerciantes comenzaron a radicarme (pagos)”, respondió.

La medida adoptada por la administración del gobernador Ricardo Rosselló no es muy distinta de la que utilizó su antecesor.

Durante la administración del gobernador Alejandro García Padilla, el entonces secretario de Hacienda, Juan Zaragoza, retuvo pagos a los suplidores para lidiar con la crisis fiscal y la insuficiencia de fondos del erario. Esta medida fue criticada por Rosselló durante la campaña eleccionaria.

Maldonado dijo que, al momento, la liquidez del fisco es de $1,400 millones, pero puntualizó que es dinero “que ya está obligado”, es decir, que ya está comprometido.

En cuanto a los recaudos, Hacienda informó recientemente que, en julio y agosto -antes de la paralización que trajeron los huracanes Irma y María- los ingresos del fondo general habían superado la proyección por $48.6 millones y $77.4 millones, respectivamente, para un total combinado de $126 millones.

Pero, en septiembre, cuando azotaron los dos huracanes, los recaudos del gobierno fueron $95.5 millones menos que lo proyectado, y en octubre, la caída en comparación con lo esperado fue de $167.6 millones.

Esto representó una reducción acumulada, en comparación con las proyecciones, de $263.1 millones en solo dos meses.


💬Ver 0 comentarios