(semisquare-x3)
Héctor Pesquera, Julia Keleher y José Ortiz en imágenes de archivo. (GFR Media)

Nota de editor: esta historia es la primera de varias sobre los resultados de La Encuesta de El Nuevo Día sobre la opinión pública puertorriqueña respecto de los principales eventos y personalidades políticas del país.

La política pública de esta administración en las áreas de energía eléctrica, educación y seguridad, así como las instituciones a cargo de ejecutarla, no han conseguido apoyo en Puerto Rico, en algunos casos, ni siquiera entre las personas que respaldan el partido de gobierno. 

Los resultados de La Encuesta de El Nuevo Día, que se publica todos los años, reflejan la quebrantada imagen y poca confiabilidad que inspiran en la ciudadanía la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE), el Departamento de Seguridad Pública y el de Educación

Pero no solo las tres entidades gubernamentales enfrentan enormes desafíos en la percepción pública, sino también los funcionarios a cargo de administrarlas, según el estudio. 

“Fracasa” el Departamento de Seguridad Pública

La creación del Departamento de Seguridad Pública como una agencia sombrilla que reúne a todo el componente de seguridad también es concebida predominantemente como una política fallida.

En específico, el 21% piensa que el desempeño de este departamento ha sido un éxito, ya sea “total” (6%) o “parcial” (15%). Pero el 75% opina lo contrario: que ha sido un fracaso “parcial” (27%) o “total” (48%). El restante 4% no opinó al respecto. 

Para afiliados de todos los partidos y no afiliados, prevalece la noción de que el desempeño de la agencia que encabeza el secretario Héctor Pesquera ha sido un fracaso, sin excepción. 

En otra métrica de La Encuesta sobre el desempeño de Pesquera luego del azote del huracán María, el secretario apenas recibió un 11% de evaluación “muy buena” o “buena” por parte de los participantes. 

José D. Alfonso, presidente de The Research Office, que realizó el estudio, destacó que los resultados reflejan una visión más crítica sobre la gestión pública, incluso entre quienes comparten la misma ideología política del gobierno. 

“Hay más honestidad y transparencia. Antes teníamos que los afiliados al partido en el poder tendían a cegarse de manera más notable, no se veía la crítica, pero hoy sentimos que es una población más transparente, si bien hay cierto sesgo, jamás es como era en el pasado”, sostuvo el encuestador.

Sobre el clima de seguridad en el país, La Encuesta de El Nuevo Día expone que hoy solo el 18% se siente “totalmente” o “bastante” seguro cuando sale a la calle, sin importar la hora que sea. En cambio, el 80% se siente “bastante” o “totalmente” inseguro al momento de salir de sus residencias o trabajos. El otro 2% no opinó. 

La inseguridad domina ampliamente entre hombres y mujeres, en todos los grupos de edad y tanto en el área metropolitana como en el resto de la isla. 

Si se compara el nivel de seguridad hoy con el de hace cinco años, solo el 14% de los participantes opina que es “mucho mejor” o “algo mejor” en la actualidad que en aquel entonces. Para el 19%, la seguridad actual sería “comparable” con la que se experimentaba en el país hace cinco años. Pero, para un 65%, el cuadro hoy es “algo peor” o “mucho peor”.

Poca fe en José Ortiz 

Tras meses de inestabilidad en la jefatura de la AEE, la llegada de José Ortiz como el quinto director ejecutivo de la corporación pública este cuatrienio genera pocas expectativas respecto a los cambios que pueda impulsar en el ente que aún controla el sistema eléctrico en la isla. 

Solo un 17% de los encuestados cree que Ortiz podrá ayudar a la AEE con cambios sustanciales en su operación, e incluso para enderezar sus finanzas y sacarla de la quiebra. Mientras, un 43% opina que no será capaz de lograr avances en la corporación pública, y otro 29% le da el beneficio de la duda y dice que “tal vez sí o tal vez no”. 

La expectativa en torno al nombramiento de Ortiz es mayor entre afiliados al Partido Nuevo Progresista (PNP), con 29%, en contraste con el 17% del total de la muestra, pero aun en las filas novoprogresistas, el 41% opina que el director ejecutivo de la AEE no podrá contra el gigantismo y los problemas de la corporación pública. 

Sin embargo, si algo parece tener el favor de una cantidad mayor de personas es la privatización de los activos de la AEE, ya legislada y encaminada.  

De acuerdo con los datos de La Encuesta, el 48% avalaría que la AEE sea privatizada, el 24% estaría en contra de esa movida, un 23% expresa dudas y dice que no estaría, en este momento, ni a favor ni en contra, y el restante 5% no está seguro. 

Malas notas para Keleher

Si fuera a recibir una calificación por su gestión al frente del Departamento de Educación, la secretaria Julia Keleher reprobaría, según los resultados de La Encuesta.

El 58% de los consultados opina que Keleher merece una “mala” nota de “D” (19%) o “F” (39%). Solo el 20% considera que la secretaria merece una “buena” nota de “A” (7%) o “B” (13%) por su labor al frente de la agencia, y una proporción similar, el 19%, cree que debe recibir una “C”. El 3% no opinó. 

Entre los simpatizantes del PNP, un 46% la “cuelga”, pero entre afiliados populares ese sentir alcanza al 69%, y un 65% entre los no afiliados.

Dos de las principales iniciativas que ha impulsado la titular de Educación -la consolidación de planteles y las escuelas chárter- fueron rechazadas por la mayoría de las personas encuestadas. Mientras, el Programa de Educación Especial sigue generando gran insatisfacción.  

El proyecto de consolidación de escuelas es calificado por los participantes del sondeo más como un fracaso que un éxito. Específicamente, el 26% piensa que ha sido un éxito, sea “total” (9%) o “parcial” (17%), mientras que el 70% entiende que ha sido un fracaso, ya sea “parcial” (27%) o “total” (43%). 

La mayor proporción de simpatizantes del plan de cierre de planteles está entre afiliados al PNP, con 33%. Pero aun en la colectividad, el 61% piensa que ha sido un fracaso.  

Sobre el modelo de las escuelas chárter, el 59% de los encuestados opina que el sistema que coloca la administración de los planteles en manos de instituciones privadas, de organizaciones sin fines de lucro, universidades o municipios ha sido una movida incorrecta y mal pensada. El 18% cree que ha sido una estrategia adecuada, correcta y bien pensada.

Aunque las escuelas chárter tienen mayor aceptación entre los afiliados al PNP (27%) respecto a la base total, lo que prevalece entre los novoprogresistas es el rechazo a ese modelo, con 49%. 

Mientras, el 61% de los participantes en La Encuesta de El Nuevo Día afirma que el Programa de Educación Especial está mal atendido por el Departamento de Educación, y apenas el 11% opina lo contrario. Otro 20% cree que no está ni bien ni mal atendido, sino que es un programa que funciona a medias, y el restante 8% no opinó. 

La Encuesta de El Nuevo Día fue efectuada mediante entrevistas personales a una muestra de 1,000 adultos en todo Puerto Rico -excepto Vieques y Culebra- entre el 31 de octubre y el 4 de noviembre de este año.


💬Ver 0 comentarios