Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

La historia económica del Puerto Rico moderno se divide en una etapa de desarrollo fructífero y otra de estancamiento, en la que aún estamos, afirmó el catedrático en economía de la Universidad de Puerto Rico, Argeo Quiñones.

La primera etapa, de 1947 a 1973, estuvo marcada por el programa Operación Manos a la Obra, que propició tasas anuales de crecimiento que promediaron 6%. En la segunda, desde 1974 al presente, ha habido un crecimiento promedio inferior al 3% que refleja “la crisis, estancamiento y retroceso que ha sufrido la economía”, sostuvo el experto.

El problema de fondo es que no se articuló un sistema capaz de crear riqueza independiente de la manufactura y los fondos federales, coincidieron expertos consultados. Esa carencia también ha provocado un empobrecimiento de los ciudadanos. En 1947 el ingreso per cápita representaba el 17% del de Estados Unidos, en 1973, el 35% y actualmente es de 33%. “Si hubiésemos seguido el ritmo de crecimiento, estaríamos entre 70% a 75%. Ese es el mejor ejemplo de estancamiento”, dijo Quiñones.

El catedrático explicó que la primera crisis fiscal ocurrió entre 1974 y 1975, periodo en que el desempleo subió a 10.3%. Actualmente es de 15.2%.

A partir del 1979, la Isla fue golpeada por una recesión que tuvo una contracción de 2.6%, con una participación laboral de 41%. Ahora, la caída es -5.5% y sólo el 43% de los boricuas aptos para trabajar, laboran o buscan empleo.

La economía volvió a contraerse en 1991-1992, seguido de la bonanza económica que hubo hasta 1999, cuando se multiplicó la inversión en infraestructura, destacó Quiñones. En ese periodo, se pautó la eliminación, una década más tarde, de las empresas 936.

En el 2000 comenzó un descenso que culminó con un decrecimiento de .3% en 2002. Hubo una leve recuperación hasta el 2004 y, desde entonces, “Puerto Rico empieza una especie de caída libre”, dijo Quiñones.

“Cuando aislas los determinantes para que entráramos en una década perdida, un factor ha sido el descenso en actividad de la manufactura”, sector en el que se descansó para sostener la economía, agregó. En 1999, las 936 pagaron $757 millones en contribuciones por ingresos al fisco. Esa cifra bajó a $514 millones en 2008. n


💬Ver 0 comentarios