(semisquare-x3)
Foto de archivo de un bebé prematuro. (GFR Media)

El gobernador Ricardo Rosselló convirtió en ley una medida que obliga a los hospitales que brindan servicios de parto, a proveer material educativo que contenga información sobre posibles complicaciones, cuidado adecuado y apoyo relacionado con el nacimiento de bebés prematuros.

La Ley 184-2018, mejor conocida como la "Ley para la Prevención de Nacimientos de Bebés Prematuros y Orientación a las Familias", fue firmada el pasado 5 de agosto, informó hoy en un comunicado de prensa el autor de la medida, el representante José Aponte Hernández.

"Los bebés prematuros pueden necesitar cuidados especiales, si presentan condiciones de salud, tales como bajo peso al nacer, perder fácilmente el calor corporal y tener dificultades a la hora de alimentarse o para respirar", explicó Aponte Hernández en la exposición de motivos de la medida.

"Los niños prematuros también podrían presentar problemas visuales o auditivos. Además, las infecciones graves son más frecuentes en los bebés prematuros, pues su sistema inmunitario no está totalmente desarrollado, por lo que corren un mayor riesgo de morir si contraen una infección", agregó el legislador.

Los partos prematuros son aquellos que tiene lugar antes de que se hayan cumplido 37 semanas de embarazo.

A nivel mundial, anualmente nacen 15 millones de bebés prematuros, y según la Organización Mundial de la Salud, más de un millón no sobrevive.

En Puerto Rico, uno de cada seis bebés nace prematuro.

El nacimiento prematuro es la principal causa de mortalidad entre los recién nacidos -durante las primeras cuatro semanas de vida- y la segunda causa de muerte entre los niños menores de cinco años, después de la neumonía, detalló Aponte Hernández en el comunicado.

El legislador agregó que se estima que más de las tres cuartas partes de los bebés prematuros pueden salvarse si se les provee cuidados adecuados, por eso la necesidad de estar debidamente informados sobre el asunto.

El material educativo incluirá datos sobre los servicios de salud recomendados para el cuidado apropiado que necesitan los bebés prematuros, monitoreo y evaluación de su desarrollo y los cuidados de la salud disponibles para los mismos, y los programas disponibles para ayudar a los padres y miembros de la familia.

A su vez, el Departamento de Salud adoptará, enmendará, promulgará y hará cumplir aquellas reglas, reglamentos y normas que, con respecto a todas las facilidades que hayan de operar bajo esta nueva ley y aseguren los propósitos de la misma.


💬Ver 0 comentarios