Los escombros pueden comprometer la estabilidad de algunas estructuras, como los puentes. (horizontal-x3)
Los escombros pueden comprometer la estabilidad de algunas estructuras, como los puentes. (GFR Media)

Luego de que las lluvias de los huracanes Irma y María esparcieran enormes cantidades de escombros en todos los cuerpos de agua de la isla, las autoridades identificaron 441 lugares que requieren atención urgente y, hasta el pasado viernes, 120 de esos ya habían sido limpiados.

Los restantes 321 sitios, que suponen una “amenaza inminente” a la vida y propiedad, estarían libres de escombros en o antes del 31 de agosto, indicaron la secretaria del Departamento de Recursos Naturales y Ambientales (DRNA), Tania Vázquez, y el coordinador para el Caribe del Programa de Emergencias de Protección de Cuencas del Servicio de Conservación de Recursos Naturales (NRCS), Luis Hernández.

“Queremos terminar los trabajos antes del pico de la temporada de huracanes, que es en septiembre”, dijo Vázquez.

Los 321 cuerpos de agua a ser limpiados se dividen en tramos de ríos, caños y quebradas.

El director para el Caribe del NRCS –adscrito al Departamento de Agricultura federal (USDA)–, Edwin Almodóvar, estimó que en total se removerán 300 mil yardas cúbicas de escombros (vegetativos y sedimentos).

“Visitamos, junto a Recursos Naturales, más de mil áreas en los 78 municipios, pero no todas eran elegibles bajo el Programa (de Emergencias de Protección de Cuencas). Por ejemplo, si son cuerpos de agua cerca de autopistas o en zonas costeras, se trabajan con otros programas”, explicó Almodóvar.

Vázquez, entretanto, señaló que “impactaremos casi todos los municipios” con la remoción de escombros. Algunos de los pueblos con más proyectos son Jayuya (20), Utuado (18), Añasco (18), Coamo (17) y San Germán (14).

Las 120 áreas que ya se han limpiado ubican en 44 municipios. Las tareas las realizan subcontratistas privados, en su mayoría puertorriqueños.

Carlos Suárez, quien desde el paso de huracán María está asignado a la isla como representante del secretario del USDA, Sonny Perdue, indicó que la remoción de escombros en los 441 cuerpos de agua es posible gracias a una asignación de $30.1 millones que hizo la dependencia federal.

“Son fondos del USDA para emergencias”, dijo Suárez.

“Recursos Naturales tiene el deber de limpiar los ríos, pero son muchísimos cuerpos de agua y, con la situación fiscal, se nos hace imposible llegar a todos. Nos dimos a la tarea de buscar ayuda y el NRCS nos dio la mano”, expresó, por su parte, Vázquez.

Dos componentes

Hernández explicó que el Programa de Emergencias de Protección de Cuencas tiene dos componentes, y el primero de ellos agrupa a los sitios “exigency”. Estos son los sitios en los que, si los escombros no se remueven, son una “amenaza inminente” a la vida y propiedad.

En los sitios “exigency”, añadió, la remoción de escombros debe completarse en 10 días.

Los 321 cuerpos de agua a limpiarse en o antes del 30 de agosto son sitios “exigency”.

El segundo componente es el de los sitios “non- exigency”. Son sitios en los que, si bien la acumulación de escombros también es una amenaza inminente, su remoción es más complicada. Para completar el trabajo, las brigadas tienen 220 días.

En Puerto Rico se identificaron 125 sitios “non- exigency”.

“Nos estamos enfocando en los ‘exigency’. Los demás serán parte de una segunda fase”, dijo Hernández, al precisar que en la evaluación y selección de los sitios participaron científicos de suelo, conservacionistas de suelo e ingenieros del NRCS.

La selección

En cuanto a qué criterios se consideraron para escoger los sitios, Hernández mencionó, por ejemplo, si los escombros están presionando o comprometiendo la estabilidad de algunas estructuras, como los puentes.

También se tomó en cuenta si cerca de los cuerpos de agua viven familias que puedan afectarse en caso de inundaciones.

“Con los 120 sitios que ya hemos limpiado, estimamos que hemos salvado unas 5,809 familias que estaban en riesgo”, dijo.

Vázquez, por último, aclaró que estos no son proyectos de control de inundaciones, pues esos se trabajan en coordinación con el Cuerpo de Ingenieros del Ejército de Estados Unidos.

“Pero no hay duda de que, si las personas empiezan a tomar conciencia y no tiran basura en los cuerpos de agua, tendremos menos inundaciones. La gente tiene que planificarse de manera diferente”, subrayó.


💬Ver 0 comentarios