(semisquare-x3)
Maricarmen Mas Rodríguez. (GFR Media)

La representante Maricarmen Mas Rodríguez anunció hoy, miércoles, la radicación de una medida legislativa para impedir que agresores sexuales soliciten tener relaciones paterno-filiales con un menor producto de esa violación.

Aunque en Puerto Rico al momento no se conoce públicamente de algún caso de este tipo, la representante sostuvo que sí se han reportado sucesos similares recientemente en las ciudades de Michigan, en el 2017; y Massachusetts en el 2013. “Tenemos la tendencia de atacar los problemas cuando ya salen a la luz pública o cuando pasan con regularidad, casi nunca atajamos una situación antes del suceso”, señaló Mas Rodríguez.

De convertirse en ley, la medida evitaría, además, que el agresor sexual solicite intervención durante el embarazo o la inscripción del menor. “No vamos a victimizar a una mujer dos veces y exponer a un menor a una posible agresión sexual”, sostuvo la legisladora del Partido Nuevo Progresista.

Uno de los casos presentados por Mas Rodríguez se reportó en octubre de 2017. Según los récords, el individuo recurrió a la corte solicitando relaciones filiales con el menor producto de una agresión que éste cometió contra una menor de 12 años.  Al momento de la petición el niño tenía ocho años. El juez le otorgó el derecho de visita.

Mientras, el 22 de agosto de 2013, en Massachusetts, un juez le otorgó derecho de relaciones filiales a un hombre con el menor que nació producto de la violación a una jovencita de 12 años. “Este es un asunto muy serio y así se va a atender. Este proyecto será discutido completamente y quiero que todos aporten a la protección de las víctimas”, señaló le legisladora. 

Estadísticas locales establecen que sólo el 2% de los casos de agresiones en Puerto Rico son reportados por sus víctimas. Mientras, en el 2017 se reportaron 1,385 querellas de delitos sexuales en la Isla. La mayoría de las víctimas, un total de 1,079 eran mujeres.                                                                                                               

Mas Rodríguez señaló, además, que la medida prohibiría que el agresor pueda usar la amenaza de solicitar inscribir y relacionarse con el niño o niño como un elemento de coerción para evitar que la víctima lo denuncie a las autoridades pertinentes. “Claramente, nada de lo antes expresado evita que el niño o la niña, una vez alcanzada su mayoría de edad pueda relacionarse con el agresor, si así lo desea. Lo que esta ley pretende es protegerlo en los momentos en que pueda ser más vulnerable”, puntualizó Mas Rodríguez.


💬Ver 0 comentarios