(semisquare-x3)
(GFR Media)

Dentro de la industria de la construcción existe un alto grado de incertidumbre sobre cómo un informe a ser divulgado por la Agencia federal para el Manejo de Emergencias (FEMA, por sus siglas en inglés) en torno al comportamiento de las estructuras a causa de los vientos del huracán María podría encarecer los costos de construcción en la isla.

El informe será publicado el 28 de octubre previo a la divulgación este 15 de noviembre del Código de Edificación y Construcción de Puerto Rico de la Oficina de Gerencia de Permisos. Este documento incorporaría los diseños y especificaciones para la construcción.

La advertencia sobre el posible impacto del estudio de FEMA fue levantada hoy por el presidente de la Asociación de Constructores de Puerto Rico, Emilio Colón Zavala, en entrevista con El Nuevo Día. 

Indicó que, si bien la actualización de los códigos de construcción en la isla no debe redibujar grandemente las reglas de juego en la industria, sí se anticipa que el informe de FEMA trastoque los parámetros de eficiencia energética.

Como resultado, se aplicarían en Puerto Rico parámetros de climas templados con enormes variaciones de temperatura como Estados Unidos.

“Si no atemperamos el código (a ser divulgado en noviembre) para todas las estructuras a un clima tropical, ahí podríamos tener un impacto de costos bien grande”, dijo Colón Zabala en entrevista con este diario.

Se refirió a que se teme que FEMA condicione el uso de fondos federales asignados a Puerto Rico para el proceso de reconstrucción a que se cumpla con requisitos como, por ejemplo, la manera en que se sellan puertas y ventanas en estructuras nuevas. 

“En Estados Unidos la gente se muere de frío o de calor… pero eso aquí no pasa. Es un clima tropical y húmedo y la temperatura varía como 15 grados. Si no tomas en consideración eso y te pones a aislar, el cristal entonces sería más grueso y más caro para atemperarnos a algo que no necesitamos”, dijo Colón Zavala.

“El problema es que FEMA nos diga que no va a aceptar las enmiendas al código y que para los proyectos que ellos financien se tendrá que ir por su libro”, dijo.

¿Hay incertidumbre en la industria de la construcción?, se le preguntó.

“Eso es así”, contestó. “Han sido enfáticos en que ellos no necesariamente van a aceptar lo que adoptemos. Van a aceptar lo que diga el libro para sus proyectos”.

Colón Zavala acudió hoy al Capitolio para participar en una vista pública de la Comisión de Innovación, Telecomunicaciones, Urbanismo e Infraestructura que preside el senador Miguel Laureano. Allí se atendió una resolución de investigación que busca evaluar si los códigos de construcción de viviendas nuevas son los apropiados para soportar un huracán como lo fue María.

Durante su ponencia, Evelyn Moya, gerente de salud y seguridad de la Oficina de Gerencia de Permisos, explicó que, de alrededor de 140 enmiendas recibidas para la confección del nuevo Código de Edificación y Construcción, se han acogido entre 72 y 74.

“Estamos en el proceso de completar el documento con las enmiendas y esperando unos informes de FEMA y de un consultor para hacer el análisis y ver las recomendaciones”, dijo Moya.

Tras la publicación del documento se realizarían vistas públicas.

A preguntas, dijo que buena parte de las enmiendas acogidas tienen que ver con recomendaciones nuevas de parámetros de intensidad de viento en todo tipo de estructura, incluyendo antenas de telecomunicaciones.

Durante la vista, la Asociación de Constructores dio a conocer que el 55% de las viviendas en la isla están construidas por vías informales o ilegales, fenómeno que atribuyen, entre otros factores, a lo complejo y oneroso que suele ser el proceso de obtención de permisos. Cifras del gremio publicadas en marzo de 2018 apuntan a que 430,000 familiares en la isla enfrentan retos en torno a sus viviendas como problemas de accesibilidad (63%), vivienda sub-estándar (30%) y hacinamiento (7%).

Además, alrededor de 250,000 personas viven en lugares de alto riesgo de inundaciones, según los mapas de FEMA.

Según la asociación, el 98% de las estructuras construidas siguiendo los códigos de construcción vigente sufrieron pocos o ningún daño relacionado al huracán María.

Un total de 35,000 unidades de vivienda fueron declaradas totalmente destruidas a causa de María y otras 180,000 sufrieron daños parciales.


💬Ver 0 comentarios