Una imagen de uno de los panteones del cementerio de Vega Alta (semisquare-x3)
Una imagen de uno de los panteones del cementerio de Vega Alta. (Suministrada)

Una familia insistió hoy, martes, en que empleados del Municipio de Vega Alta exhumaron a siete cadáveres sin los permisos correspondientes del Departamento de Salud.

Lo que nosotros sabemos, hasta este momento, es que en nuestro panteón familiar había siete difuntos y que el último en ser sepultado estaba en su ataúd original… estos fueron sacados sin ningún tipo de permiso oficial del gobierno de Puerto Rico”, afirmó Luis Figueroa Quintero, quien se querelló ante las autoridades por los hechos. 

El hombre dijo que en una visita al cementerio encontró osamentas cerca del panteón de sus familiares, pero que el alcalde del municipio, Oscar “Can" Santiago, rechazó que estos fueran restos de seres humanos.

Según el presidente de la Legislatura Municipal de Vega Alta, Carlos Malavé Irizarry, un inspector del Departamento de Salud suscribió en una hoja de inspección del cementerio que las facilidades contaban con unas 25 deficiencias, entre las que se encontraban bóvedas, criptas y mausoleos construidos sobre el nivel del terreno y sin la autorización de Salud.

Asimismo, Malavé Irizarry aseguró que el informe arrojó que las criptas, panteones y nichos no se encuentran “herméticamente sellados”.

El líder de la legislatura, afiliado al Partido Nuevo Progresista (PNP), puntualizó que la agencia también determinó que en el cementerio “se exhuman cadáveres sin la autorización del Departamento de Salud”.

Aunque el alcalde de Vega Alta rechazó que se hubieran realizados “exhumaciones de ningún tipo”, reconoció que se removieron tres osarios con el conocimiento del hombre que realizó la querella.

Los osarios son unos recipientes en donde se guardan los huesos de los cadáveres.

Asimismo, dijo que el querellante que realizó las alegaciones no es el dueño del panteón que reclama y que este apenas conoce la identidad de los difuntos. 

Aclaramos una confusión del querellante y de Malavé con los conceptos de exhumación de cadáveres y remoción de osarios. Aquí lo que hubo fue remoción de osarios. Para lo primero se requiere autorización del Departamento de Salud, para lo segundo no se requiere”, dijo el ejecutivo municipal.

Santiago dijo que desde que el ayuntamiento tuvo conocimiento de la querella se inició una investigación sobre los hechos y afirmó que los resultados de la pesquisa pronto se harán públicos.

“Hacer públicos fragmentos manipulados de un informe de auditoría y del Departamento de Salud, como hace el señor Malavé, solo sirve para causar confusión, aunque él piensa que con esoavanza en sus aspiraciones políticas”, acotó el alcalde.

Según se informó, oficiales del Cuerpo de Investigaciones Criminales (CIC) intervinieron hoy en el caso. 


💬Ver 0 comentarios