(horizontal-x3)
Inspector de DACO en un comercio. (Suministrada)

Los inspectores del Departamento de Asuntos del Consumidor (DACO) salieron a la calle hoy para fiscalizar la orden emitida por el secretario de la agencia, Michael Pierluisi, de congelar precios los artículos de primera necesidad a causa de los posibles efectos de la tormenta tropical Beryl.

La agencia informó a través de un comunicado que los inspectores evalúan el aumento en los precios, el margen de ganancia bruta en todos los niveles de distribución y la venta de gasolina, diésel y gas licuado.

"DACO está activado en todas las regiones de la isla y no se ha encontrado con violaciones significativas a la orden. En términos generales el comercio ha estado actuando con responsabilidad, no han aumentado los precios y salvo algunos casos, han contado con buen inventario para enfrentar cualquier emergencia", señaló el jefe de la agencia estatal.

Destacó que el producto más vendido es el agua embotellada y que en algunos establecimientos se les ha agotado.

En cuanto a las estaciones de gasolina indicó que no se han visto grandes variaciones de precios al comparar el costo en bomba con las facturas de compra.

Actualmente hay 1,350 barriles de gasolina y 900,000 barriles de diésel, además de 1,000 estaciones abiertas.

"Los esfuerzos de preparación, a la luz de la experiencia, se han llevado a cabo y conforme a la petición del gobernador, nuestros inspectores continuarán velando por el estricto cumplimiento de las mismas, en beneficio del consumidor", indicó Pierluisi.

Beryl continúa con su debilitamiento y pasó a ser una tormenta tropical con vientos máximos sostenidos de 60 millas por hora, cuando se dirige a las Antillas Menores, informó esta tarde hoy el Centro Nacional de Huracanes (NHC, en inglés).


💬Ver 0 comentarios