La Federación Hispana, en unión con los Centros Sor Isolina Ferré, canalizaron las donaciones de más 200,000 personas para ayudar en la reconstrucción de hogares que recibieron daños luego del paso del huracán María

Dora Rivera Carrasquillo, de 83 años, se refugió en un sótano mientras los vientos del huracán María destrozaban el techo de su casa, en el camino Pablo Sánchez de Caimito, en San Juan.

Cuando pudo salir, la impresión de la destrucción y la pérdida de todas sus pertenencias fue tan fuerte, que terminó en el hospital.

“Me dio un infarto… Padezco de la presión y se me sube”, indicó Rivera Carrasquillo. “Todo lo que había se tuvo que botar, todo. No quedó nada”.

Por los pasados cuatro meses, ha dormido en un colchón tirado en el suelo del sótano, rodeada de ropa y agua que en ocasiones se cuela por el piso de su pequeño refugio.

Pero su calvario está a punto de terminar, gracias a la ayuda de varias entidades que se han dedicado a darle la mano a ciudadanos en diversas comunidades.

“Estoy más que agradecida de todos, porque yo sé que Dios ha puesto la mano”, expresó.

Según Charlotte Gossett Navarro, de la Hispanic Federation, esa entidad ha recaudado donaciones de sobre 200,000 personas dentro y fuera de Puerto Rico para asistir en la reconstrucción de techos.

Explicó que, en este caso, llegaron a donde Rivera Carrasquillo a través de la campaña “Abrazo Solidario con Puerto Rico”, de los Centros Sor Isolina Ferré, una de las entidades que visitaron la semana pasada.

“Hoy podemos ver el resultado de ese esfuerzo, de la gente que donó, las organizaciones y los voluntarios que ayudaron”, resaltó Gossett Navarro, quien confesó sentirse conmovida con la expresión de agradecimiento que le ofreció Rivera Carrasquillo.

“Es una sensación tremenda ver el resultado de la semilla que se sembró con el dinero que dio la gente y que llegó a la organización para transformar la vida de una persona que, como Dora, lleva 40 años en esta comunidad, y que pueda vivir aquí, que no tenga que irse”, agregó.

Otros arreglos en el hogar, como puertas e instalaciones eléctricas, fueron costeadas por donativos obtenidos por “Abrazo Solidario”, mientras que enseres electrodomésticos y muebles han sido donados por GFR Media.

José Luis Díaz, principal oficial ejecutivo de los Centros Sor Isolina Ferré, destacó la enorme satisfacción de poder ofrecer este tipo de ayuda, a la vez que recordó que Rivera Carrasquillo es muy querida en la comunidad, tras más de 20 años como voluntaria en esa institución con sede en Caimito, donde ofrecía clases de costura.

“Eso no tiene precio. Esa alegría que ves es la que mantiene a los Centros día a día trabajando. Quizás es un poquito… pero, cuando estás en contacto con personas totalmente agradecidas, te da el ánimo de continuar”, manifestó Díaz.

Rivera Carrasquillo es una de sobre 41,000 personas que se han beneficiado de alguna manera de la iniciativa “Abrazo Solidario” en diferentes áreas de Puerto Rico.

Después del huracán María, los Centros Sor Isolina Ferré reenfocaron sus esfuerzos para prestar ayuda a comunidades desventajadas, con la distribución de comida, galones de agua, lámparas solares, generadores eléctricos, colchones para camas, estufas, tanques de gas y artículos de higiene, entre otros artículos de primera necesidad, además de canalizar reparaciones de hogares.

También han asistido a ciudadanos en sus solicitudes de asistencia a la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA, por sus siglas en inglés).

Han visitado sobre 6,000 hogares en 52 pueblos, cuando por décadas han asistido a 71 comunidades en 24 municipios.

La ayuda incluyó servicios de apoyo emocional a familias, adultos mayores y refugiados, así como talleres de manejo de crisis, emociones y liberación de tensiones.

La iniciativa ha movilizado $987,889 de fondos privados. De ese total, 32% provienen de donantes locales y 68%, de afuera.

Este trabajo a favor de las poblaciones más vulnerables, entre otras características, llevó a los Centros Sor Isolina Ferré a ser reconocido entre las primeras cuatro organizaciones sin fines de lucro, según el estudio “Marcas que marcan”, de la Asociación de Ejecutivos de Ventas y Mercadeo.

Con miras al futuro, la institución espera crear iniciativas de “desarrollo económico solidario” en las comunidades más afectadas por el huracán María.


💬Ver 0 comentarios