La meta de Educación es llegar que todas las escuelas tengan al menos una tasa de ocupación del 85%. (horizontal-x3)
La meta de Educación es llegar que todas las escuelas tengan al menos una tasa de ocupación del 85%. (Luis Alcalá del Olmo)

La secretaria del Departamento de Educación (DE), Julia Keleher, defendió hoy, jueves, el proceso de cierre de escuelas al comparecer ante la Comisión de Derechos Civiles por una querella sometida por la Asociación de Maestros.

Flanqueada por sus asesores legales, Keleher contestó preguntas de la presidenta del organismo, Georgina Candal Segurola, quien la había citado anteriormente, pero no había comparecido citando diversos compromisos.

La querella de la Asociación de Maestros denuncia que el proceso de cierre de sobre 200 escuelas viola derechos civiles de los estudiantes.

Los criterios tomados en consideración por el DE ha sido objeto de críticas y denuncias en los tribunales por la Asociación de Maestros, alcaldes y miembros de las comunidades escolares, así como legisladores estatales.

A preguntas de Candal Segurola durante la vista sobre los criterio utilizados, Keleher se centró en la reducción poblacional y de las matrículas de estudiantes en diferentes sectores de la isla.

Como ejemplo, mencionó que en Vega Baja y Mayagüez se registraron reducciones de 2,000 entre el año 2015 y 2017.

De las 1,110 escuelas, tengo casi 500, casi la mitad, con una tasa de ocupación del uso del plantel por debajo de 60%. Si lo llevamos al 70% (de uso del plantel), tengo 640 escuelas que no llegan a ese nivel”, sostuvo Keleher.

Agregó que “identificamos la reducción en la población estudiantil y vimos cuántas escuelas son necesarias para atender esa población, cumpliendo con la política pública de estudiante por maestro”.

Reiteró planteamientos anteriores de que el promedio actual de la población actual es de once estudiantes por cada maestro, mientras que la política pública del DE es que de kínder a tercer grado se permiten 25 estudiantes por maestros y de cuarto a duodécimo grado se permiten 30 estudiantes por cada profesor.

Sostuvo que la meta del DE es llegar que todas las escuelas tengan al menos una tasa de ocupación del 85% y que el presupuesto de la agencia destine llegue a destinar $10,000 por estudiante.

Asimismo, señaló que el proceso que lleva a cabo el DE le permite equiparar la asignación de dinero por estudiante que realiza el gobierno, pues dijo que actualmente el Estado paga paga más por los estudiantes con baja matrícula, que los alumnos en planteles con mayor matrícula.

De esta manera, espera redirigir más del presupuesto de la agencia hacia la compra de materiales y el mantenimiento de las escuelas.

También dijo, contrario a lo planteado por las organizaciones magisteriales, que realizaron visitas e inspecciones a los planteles para determinar el estado dela infraestructura de los planteles que cerrarán.

La presidenta de la Comisión también la confrontó con la preocupación de padres de estudiantes, quienes han manifestado que el proceso ha sido repentino, especialmente tomando en consideración el impacto del huracán María.

A esto, Keleher aseguró que después de este proceso “entendemos que no debería haber más cierres”.

“Quedarían como están. Lo único que pudiese suceder es que podemos construir a través de los fondos FEMA y una escuela cerraría para tener otro plantel mejor al lado”, sostuvo Keleher.

“Hicimos un análisis, según al población que tenemos, con la tasa de utilización, reconociendo lo que son las tendencias en el cambio de la población y entendemos que, dentro de ese marco, podemos atender la situación”, agregó.

Sobre la posibilidad de aplazar un año los cierres para dar más oportunidad de adaptación, dijo que sería “aceptar y reconocer que preferimos seguir con las circunstancias de que no hay dinero para libros y tecnología y con el gasto de nómina y la falta de maestros”.

Siento el dolor, porque si alguien cree que me encanta ser la que tiene que tomar esa decisión, se equivoca, duele. Me provoca lástima estar en estas condiciones”, dijo Keleher.

“Por otro lado, como secretaria me siento responsable de que reciban el beneficio que necesitan, porque ahora mismo esos niños no pueden competir”, añadió.

Sobre otro de los puntos en controversia, la participación de las comunidades en la toma decisiones, admitió que se dio después de que el DE ya había tomado la determinación de los cierres.

“Participaron en el sentido de cuando fueron se les fue informado pudiesen haber levantado cualquier otro dato”, señaló Keleher.

Añadió la participación fue al informales de los cierres “para decir que esa fue la decisión y para que en algunos casos, si querían levantar otra situación que amerite que se reconsiderara”.

“Es que teníamos que partir de algo. Como mencioné de los municipios. Si uno tenía 10,000 (estudiantes) y ahora tenía 8,000 o 7,000, pues ahora necesita menos escuelas”, indicó.

No obstante, posteriormente durante la vista, cuando se le preguntó sobre la forma en que comunicaron los cierres a las comunidades, la funcionaria dijo que fue a través de cartas que se enviaron a los directores.

“El director tenía la responsabilidad de orientar a su comunidad y nosotros abrimos la plataforma en línea para que vieran cuál era la escuela receptora para que pudieran rechazarlo o confirmarlo e indicaran dónde querían matricular a su hijo para el próximo año”, afirmó.


💬Ver 0 comentarios