Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

 (horizontal-x3)
La AEE había rechazado que el Cuerpo de Ingenieros se hubiese enterado por primera vez de la existencia de un almacén con materiales para la construcción de la red eléctrica hace unas semanas, pues brigadas privadas han sacado materiales de allí desde sep

El Departamento de Justicia determinó que no hubo comisión de delito en la supuesta ocultación de materiales en el "almacén 5" de la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE).

De la pesquisa, a cargo de la fiscal Mónica Rodríguez de la División de Integridad Pública y de Asuntos del Contralor, se desprende que el material contenido en Palo Seco estaba en un inventario aparte al resto de los almacenes y que el personal del Cuerpo de Ingenieros del Ejército de Estados Unidos tenía conocimiento de la existencia del mismo.

Entendemos que no existen elementos que puedan tipificar una acción de naturaleza criminal. La evidencia obtenida no establece que los empleados de la AEE hayan omitido u obstinadamente descuidado cumplir las obligaciones de su cargo o empleo y como consecuencia de tal descuido, se haya ocasionado pérdida de fondos públicos o daño a la propiedad pública”, lee el informe emitido.

“No se desprende de los hechos expuestos que los materiales del almacén 5 hubieran sido escondidos u ocultados por el personal de la AEE, que se hubiera negado la existencia de los mismos o que el inventario existente no se hubiera remitido con anterioridad de manera intencional o criminal”, continúa.

Por su parte, la Secretaria de Justicia, Wanda Vázquez Garced, destacó que “siendo esa la situación, el Departamento de Justicia cierra su investigación” y notificó el resultado de la misma al gobernador Ricardo Rosselló Nevares.

La AEE había rechazado que el Cuerpo de Ingenieros se hubiese enterado por primera vez de la existencia de un almacén con materiales para la construcción de la red eléctrica hace unas semanas, pues brigadas privadas han sacado materiales de allí desde septiembre.

El pasado 6 de enero, miembros del Cuerpo de Ingenieros entraron a la instalación en Toa Baja, conocida como “almacén 5”, para ocupar materiales y entregarlos a brigadas de trabajo de compañías privadas.

Rosselló Nevares fue quien refirió la pesquisa y solicitó determinar si en la custodia, almacenaje y administración de dichos materiales, se violentaron normas administrativas o si se cometieron delitos contra el interés público.


💬Ver 0 comentarios