El interruptor 36210 de la subestación Monacillo sufrió una avería, explotó y causó el incendio que, a su vez, causó la pérdida de unidades en las centrales San Juan y Palo Seco

La Autoridad de Energía Eléctrica (AEE) informó esta mañana que ya la mayoría de los pueblos de la zona metropolitana y el este de la isla que se afectaron por un incendio registrado anoche en el Centro de Operaciones Técnicas de Monacillo recuperaron el servicio de energía eléctrica.

También les llegó la luz a los residentes de Arecibo, Manatí, Hatillo, Camuy y Barceloneta, entre otros, que experimentaron apagones ayer, pero a causa de otro evento separado, en la línea 41300 de Cambalache, que transcurre del norte hacia el sur. 

Sobre el incidente en Monacillos, el portavoz de la corporación pública, Gerardo Quiñones, confirmó a endi.com que la Central San Juan y la Termoeléctrica de Palo Seco, en Toa Baja, entraron en servicio durante la madrugada. Ambas generatrices salieron de servicio tras reportarse una falla en Monacillos a eso de las 9:00 p.m., la cual culminó en el incendio.

Las áreas energizadas incluyen el Centro Médico de Río Piedras y el aeropuerto internacional Luis Muñoz Marín.

Quiñones dijo personal de la AEE labora actualmente para energizar las zonas que aún queda sin servicio. Estas están ubicadas, principalmente, en el área de Cupey y Trujillo Alto. 

Otro de los portavoces de la AEE, Carlos Monroig, precisó que las zonas que pudieran demorar en recuperar la luz son las que se sirven de las subestaciones Villa Betina, en área de Los Paseos, en Río Piedras, así como en Quebrada Negrito, en el área de campo de Trujillo Alto hacia Juncos.  

"Estamos tratando durante la tarde de hoy normalizar las funciones. El interruptor que se quemó sirve a esas subestaciones", indicó. 

Sobre la falla, Monroig dijo que los ingenieros de la AEE entienden que fue una mecánica. 

De hecho, el director interino de la AEE, Justo González, informó en una entrevista radial (WKAQ 580 - Univision Radio) que por el momento se ha descartado mano criminal. 

Explicó que el incendio se desató en tres cilindros de más de 10 pies de alto y tres pies de ancho, el cual está lleno de mecanismo eléctrico y aceite. 

"Lo que pasó ahí de algún modo causó que se calentara el aceite y rompió", explicó el director interino.

Expuso, en un comunicado de prensa, que los trabajos de reparación incluirán el reemplazo del interruptor dañado, una evaluación de la barra colectora sobre el interruptor afectado, los aisladores y los interruptores auxiliares.

Estimó que dichos trabajos tardarán aproximadamente entre ocho a 10 días, a un costo que ronda en los $150,000. Estas labores no afectarán la continuidad del servicio eléctrico a los clientes que se afectaron por el evento.

Este incendio y las subsiguientes fallas en cadena causaron apagones en sectores de San Juan, Trujillo Alto, Carolina, Guaynabo, Caguas, Juncos y Naranjito, entre otros.

González dijo que se afectaron unos 180,000 abonados de la AEE. 

En cuanto a los problemas en la zona norte y central de la isla, el funcionario dijo que a eso de las 11:00 p.m. se energizó la línea 43100 de Cambalache. Eso llevó a que la mayoría de los abonados afectados recuperaran el servicio durante la madrugada de hoy. 

Monroig detalló que falta por reparar la línea 37400 de Cambalache a Dos Bocas y la 36400 de Dos Bocas a Jayuya. Esto provoca que los abonados del pueblo de Jayuya estén sin luz. No supo indicar cuánto tiempo demoraría la reparación.

Pese a que todavía hay sectores sin energía, Monroig dijo que esta mañana los abonados energizados regresaron a un 75.94%, o lo que representa alrededor de 1,118,589 clientes. Quedan alrededor de 400,000 clientes de la AEE sin servicio desde septiembre pasado, cuando el huracán María devastó la ya deteriorada infraestructura de la corporación.


💬Ver 0 comentarios