La Asociación de Hospitales se opone a la medida. (GFR Media) (semisquare-x3)
La Asociación de Hospitales se opone a la medida. (GFR Media)

La Cámara de Representantes aprobó en votación unánime, aunque con un voto explicativo de la delegación popular, un proyecto de ley que ordena a los hospitales con salas de intensivo a crear los protocolos necesario para que pacientes en estas unidades, que incluyendo Pediátrico y Adultos, estén acompañados parte del tiempo por figuras cercanas para apoyo.

En el caso de las unidades Neonatales, el acceso será a uno de los padres y por espacio de 24 horas. En las otras dos unidades el acompañamiento será por ocho horas.

El proyecto de los representantes novoprogresistas José Enrique Meléndez, Carlos Méndez Núñez y Juan Oscar Morales da un plazo de tres años a los hospitales a prepararse para cumplir con el contenido de la medida, que todavía tiene que pasar el crisol del Senado y de La Fortaleza. 

El plazo de tres años fue introducido hoy como enmienda, sustituyendo un plazo original de 90 días.

Meléndez dijo en un aparte con periodistas que esa concesión se dio por solicitud de la Asociación de Hospitales, que comoquiera se opone a la medida, al igual que el Departamento de Salud, basándose en reparos por las mejoras a infraestructura que tendrían que implementar en sus instalaciones médicas.

Al defender el proyecto en el hemiciclo, Meléndez recalcó en cómo el acompañamiento de familiares o “personas significativas” a pacientes en condiciones de cuidado extremo puede ayudar en la eventual recuperación del paciente.

En la actualidad, ciertos hospitales restringen el acceso a estas unidades.

“En el momento más difícil, cuando te debates entre la vida y la muerte estar solo en una sala fría, en ocasiones extremadamente fría, es algo bien difícil de describir”, dijo Meléndez.

“Hay gente que se opone a este proyecto. Ojalá no tengan la necesidad de usar ese beneficio que estamos otorgando hoy”, agregó. “Un paciente que se encuentra en una sala de intensivo tiene mejores probabilidades de sobrevivir si tiene a una persona a su lado significativa para él”.

“¿Cuánto vale una vida?”, insistió.

La representante popular Lydia Méndez Silva asumió un turno cuestionando ciertos aspectos de la medida, pero formó parte del grupo que votó a favor con voto explicativo. Dijo que el Departamento de Salud y la Asociación de Hospitales son “el corazón” del proyecto.

“Tenemos que saber si tienen el espacio para hacer esas ampliaciones en esas unidades de intensivo, trauma y neonatal”, dijo.

En una vista pública el 16 de marzo de la Comisión de Salud de la Cámara, la Asociación de Hospitales recordó ayer, en una vista pública de la Cámara presidida por Morales, que los hospitales tienen la capacidad de reglamentar estas visitas y así lo hacen basándose en su infraestructura y el espacio destinado para todos los pacientes.

En el caso de Salud, la ponencia recoge la situación en el Hospital Universitario. En el documento, firmado por su director ejecutivo, Jorge Matta González, y su director médico, Ricardo Moscoso Moscoso, se establece que los cubículos en la institución no cuentan con el espacio para familiares ni con servicios sanitarios o duchas. Además, se indica que el espacio físico de los cubículos está reservado para el equipo médico y que se requeriría seguridad 24 horas entre otros planteamientos.

Salud, por su parte, condicionó su apoyo a la medida a que se asignen fondos para hacer los cambios de infraestructura necesarios, se tomen medidas para que familiares puedan acompañar a pacientes en etapa terminal, que se aumenten las horas de visita a cuatro en el día y se establezcan excepciones si el personal médico entiende que la presencia de un pariente puede ser de beneficio para el paciente.


💬Ver 0 comentarios