(semisquare-x3)
Según las autoridades federales, Elvis Dávila Abreu, de 32 años, envió mensajes con amenazas diversas a una firma en Detroit, a la Administración de Aviación de Maryland y a la Escuela Judía de Milwaukee. (Alex Figueroa Cancel)

El arresto federal de un hombre por alegadas amenazas de bombas contra judíos tomó por sorpresa ayer a líderes de la comunidad hebrea en Puerto Rico.

El líder del Centro Comunitario Judío de Miramar, Diego Meldembaum, lamentó el incidente, al indicar que el sentido de seguridad que los judíos siempre han tenido en Puerto Rico no cambiará.

“Nos tomó por sorpresa… Esta es la primera vez que ocurre algo así en Puerto Rico”, expresó Meldembaum a El Nuevo Día. “Es muy preocupante, y provoca sensaciones muy desagradables, aunque no necesariamente cause temor", agregó.

Meldembaum señaló que se trata de “un incidente aislado” que “no ha tenido el efecto de obstaculizar nuestras actividades cotidianas en ninguno de nuestros centros”.

“No hay ningún cambio. Seguimos en total normalidad”, reiteró. Sin embargo, dijo que la experiencia puede servir “para revisar nuestras medidas de seguridad típicas del día a día y para no bajar la guardia”. “Los judíos puertorriqueños somos parte de la sociedad puertorriqueña y nos sentimos muy seguros”, afirmó.

El Negociado Federal de Investigaciones (FBI, por sus siglas en inglés) arrestó ayer a Elvis Dávila Abreu, de 32 años, en el barrio Rosario Peñón , en San Germán, a donde se mudó desde Nueva Jersey en junio pasado.

De acuerdo con la acusación del FBI, Dávila Abreu envió mensajes amenazantes a varias entidades, incluyendo organizaciones judías, a través de correos electrónicos, lo que es un delito federal.

La declaración jurada del agente investigador del FBI indica que, entre el 24 y el 27 de septiembre, Dávila Abreu envió mensajes con amenazas diversas a una firma en Detroit, a la Administración de Aviación de Maryland y a la Escuela Judía de Milwaukee.

“Bombardeen todas las mezquitas!… Bombardeen Facebook! Bombardeen Instagram! Bombardeen Twitter!… No paren de bombardear los Estados Unidos”, lee uno de los mensajes atribuidos a Dávila Abreu, quien dirigió otras amenazas específicamente a los judíos.

Según la acusación, Dávila Abreu luego se comunicó con la Unidad de Acceso Público del FBI manifestando amenazas contra las personas de raza negra.

La acusación hace la salvedad de que el agente federal investigador tiene información adicional a la que está en el pliego, pero que incluyó la que entendía que era suficiente  para establecer causa probable para que se emitiera una orden de arresto.

Al anunciarse la detención, el portavoz del FBI en la isla, Carlos Osorio, señaló que Dávila Abreu había emitido amenazas de bomba contra judíos en la zona oeste de Puerto Rico.

Desde junio pasado, el FBI había hecho entrevistas  sobre el acusado, pero el suceso de la semana pasada,  en el que 11 personas fueron asesinadas en una sinagoga de Pittsburgh, provocó que la agencia intensificara la investigación contra Dávila Abreu.

“Debido a los recientes acontecimientos en Pittsburgh, tuvimos que tomar estas amenazas un poquito más en serio, así que procedimos a arrestarlo”, sostuvo Osorio.

Dávila Abreu compareció ayer ante la magistrada Silvia Carreño, quien ordenó que permaneciera en prisión hasta la vista de fianza el 5 de noviembre. La vista preliminar será el 14 de noviembre.  Se  expone a una pena de hasta 10 años de cárcel, tres años de libertad condicionada y una multa de hasta $250,000.


💬Ver 0 comentarios