Actualmente la embarcación Isla Bonita es la única que  realiza viajes hacia las islas municipios de Vieques y Culebra desde el terminal de Ceiba. (semisquare-x3)
Actualmente la embarcación Isla Bonita es la única que realiza viajes hacia las islas municipios de Vieques y Culebra desde el terminal de Ceiba. (Gerald López Cepero)

De las 10 naves que la Autoridad de Transporte Marítimo (ATM) debe tener disponibles para dar servicio a las islas municipio de Vieques y Culebra, solo una funciona pero requiere mantenimiento desde el año pasado, confirmaron esa corporación pública y la Guardia Costera.

Esa única embarcación en función navega con un permiso extendido de la Guardia Costera, de acuerdo con esa institución militar.

Otra nave, Cayo Blanco, aguarda por mantenimiento desde el 2018, y Santa María debió ser sacada de servicio también ese año, pero no ocurrió hasta enero pasado.

Actualmente, la embarcación Isla Bonita es la única que realiza viajes hacia las islas municipio desde el terminal de Ceiba.

“Esa embarcación se supone que fuera a ‘dry dock’ (dique seco) en junio del año pasado y ahora mismo tiene una extensión hasta junio o hasta que el Isleño (otra nave de la ATM) entre en operaciones. Se le dio la extensión (en el permiso) considerando que la nave es segura y que los residentes de las islas municipios necesitan del transporte marítimo”, dijo el comandante de la Guardia Costera, José Rosario.

Las embarcaciones de la ATM, así como sus instalaciones, son reguladas e inspeccionadas por la Guardia Costera que vela por la seguridad de la gente y del ambiente.

Cada embarcación requiere de un certificado de inspección emitido por la Guardia Costera con una vigencia de cinco años, explicó Rosario.

Además, la agencia federal exige una inspección cada dos años de cada nave fuera del agua, lo que se conoce como dique seco.

Sin embargo, una vez llega la fecha de esa inspección, la ATM puede pedir una extensión para aplazarla fuera del agua. Esas extensiones de la Guardia Costera de Puerto Rico se otorgan por días o meses hasta un máximo de un año, explicó Rosario.

Aunque Isla Bonita se mantiene activa, requirió en estos días de reparación, particularmente en su transmisión, según la directora ejecutiva de la ATM, Mara Pérez.

No obstante, es la única nave en funciones de la ATM luego que la embarcación Cayo Largo también confrontara problemas -por segunda vez en días -con el timón. Al cierre de esta edición, la ATM confiaba en que luego de reparar esta nave, la Guardia Costera diera el visto bueno para su uso.

Tanto Isla Bonita como Cayo Largo son embarcaciones que transportan pasajeros y carga.

Los residentes de Vieques y Culebra se han quejado por décadas del mal funcionamiento del transporte marítimo y del estado de las embarcaciones.

“Hay dinero para alquilar lanchas privadas, pero no hay dinero para mandar a arreglar las que tenemos pagas”, sentenció Damian Morell, residente de Culebra.

Súbito cambio

Junto con Isla Bonita funcionan cuatro embarcaciones alquiladas desde octubre por la ATM, a un costo de $15 millones.

Las naves comenzaron a transportar carga ayer, luego que El Nuevo Día revelara que no hay impedimentos por parte de la Guardia Costera para que la ATM utilice dos de las cuatro naves arrendadas a la empresa Puerto Rico Fast Ferries para llevar suministros a la isla municipio. Esas embarcaciones se estaban usando para transportar solo pasajeros.

Ante ese cuadro, el gobernador Ricardo Rosselló Nevares activó a la Guardia Nacional, que el miércoles dio tres viajes a las islas municipio. Pero ayer no hizo ninguno, aunque el cuerpo militar no se ha desactivado, informó la ATM.

El secretario de Asuntos Públicos de La Fortaleza, Anthony Maceira, dijo que ayer se normalizó la crisis que hubo en las islas municipio por la falta de una nave de carga.

Dijo que desde ayer se comenzarían a utilizar las naves privadas para llevar carga a Vieques y Culebra siguiendo las regulaciones de la Guardia Costera. No precisó quién y cuánto se pagará por las rampas removibles para las dos embarcaciones privadas.

Adujo que no sabían que podían usar las embarcaciones privadas y que el plan del gobierno era llevar carga con esas naves una vez se produjera el cambio a los muelles Mosquitos, en Vieques y San Ildefonso, en Culebra.

Desmentido

Pero el comandante Rosario desmintió a Maceira.

“Esa es información pública. Está en las regulaciones. No fue la primera vez que informamos que no había impedimento. Es algo que había conocimiento y hoy (ayer) lo que hicimos fue sencillamente aclarar que es una opción”, dijo el comandante sobre una reunión que sostuvo con Maceira y con Pérez.

Pérez no estuvo disponible ayer para entrevista, a pesar de que se le solicitó en múltiples ocasiones, incluso a través de Maceira. Solo proveyó a este diario una lista de las lanchas de la ATM indicando cuáles funcionan, cuándo salieron para dique seco y la fecha estimada en que deben ser reincorporadas a la flota de ATM. El estimado de costos para reincorporarlas es de poco más de $17.3 millones.

Rosario recalcó que aunque la Guardia Costera inspecciona las naves, es de total jurisdicción de la ATM decidir cuál será su flota, funcionamiento e itinerarios. “Ellos son los que deciden”, sostuvo.

De acuerdo con documentos del informe de transición de la administración de Alejandro García Padilla al presente gobierno, la ATM tenía cinco naves funcionando: Caribeña, Cayo Blanco, Cayo Largo, Cayo Norte y Santa María.

Las embarcaciones Culebra 2 y Caribeña pasaron a ser pérdida total en el 2017 luego de que se encontraran en el varadero de St. Thomas tras el azote del huracán Irma.

Pérez ni ningún funcionario de la ATM han explicado qué medidas, si alguna, tomaron para proteger esas naves. La ATM aguarda por el pago del seguro y se estima que recuperarán $4 millones, se informó.

La ATM confirmó que el seguro pagó $3.6 millones por Culebra 2. Este diario supo que la nave estaba lista y reparada, pero no se pagó para traerla a la isla.

Entretanto, las embarcaciones Cayo Norte, Vieques 2, Fajardo 2 y Cayo Blanco permanecen “fuera de servicio”, confirmaron la ATM y la Guardia Costera.

Cayo Norte, según la información provista, permanece en San Juan desde el 1 de junio de 2017 y, la expectativa es tenerla lista para el 30 de junio de 2019.

Vieques 2 también está en San Juan desde agosto de 2012 con la expectativa de reincorporarla a la flota en agosto próximo.

Mientras, Fajardo 2 permanece en la marina Puerto del Rey, en Fajardo, desde el 2011 y se espera que llegue también para agosto.

Cayo Blanco no está operacional, según la Guardia Costera. Pero en enero pasado, con motivo de las Fiestas de la Calle San Sebastián, la ATM pidió un permiso extendido de tres días para usarla durante la celebración.

La Guardia Costera solo cuenta en su agenda con que El Isleño llegue en abril próximo de Jacksonville, Florida, donde está desde abril del año pasado. El Nuevo Día supo que para la reparación de esa nave se han invertido millones de dólares. También la Guardia Costera espera por la nave Santa María que, aunque necesitaba de mantenimiento en muelle seco en agosto pasado, no fue hasta enero de este año que fue llevado a St. Thomas.

El objetivo de la ATM es entregar estas embarcaciones en buenas condiciones a la empresa que tendrá a cargo la alianza público privada.

La ATM no explicó ni proveyó información sobre la razón de la reducción en la flota o la demora en darle mantenimiento. Solo se indicó que, de julio a diciembre de 2018, la inversión en mantenimiento fue de $3.5 millones.

Previamente, Pérez había dicho en una entrevista radial (Radio Isla) que el personal de la ATM se encarga del mantenimiento de su flota. Mientras que la ATM paga -como parte del alquiler- entre $200,000 a $277,000 por cada nave privada, dijo Pérez. La cifra incluye el mantenimiento, que también está en manos privadas. Por lo tanto, las cuatro naves privadas cuestan a la ATM cerca de $900,000.

El Nuevo Día supo que el supervisor de mecánico de la ATM, Omar Nazario, renunció hace cerca de seis meses. Lo mismo hizo el supervisor de mantenimiento y operaciones, José Alicea, hace más de un año cuando trascendió el escándalo de empleados de la ATM que cobraban dinero de más por horas extra no trabajadas.

Fuentes de este diario -con conocimiento en el tema- dijeron que darle mantenimiento en un varadero puede costar entre $200,000 a $3.2 millones por embarcación dependiendo del daño.

“El problema en la ATM es que con los cambios de gobierno, traen gente por política, que no sabe y la ATM es un sistema complejo. Lo que se hace es apagando fuego. No se invierte en mantenimiento”, sostuvo una fuente.


💬Ver 0 comentarios