Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

 (horizontal-x3)
Un editorial del diario The Washington Post recordó cómo el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, lanzó toallas de papel en su visita a la isla dos semanas después del paso del huracán María. (GFR Media)

Washington - El estudio que estimó en 4,645 las muertes causadas en Puerto Rico por el huracán María ha vuelto a poner bajo la lupa la respuesta del gobierno de Donald Trump a la emergencia y la fiabilidad de la información provista por el gobierno de la isla.

“El desastre que Trump minimizó costó miles de vidas en Puerto Rico”, editorializó ayer el diario The Washington Post, al reaccionar a la investigación liderada por expertos de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Harvard.

En San Juan, la magnitud de los nuevos datos también ha generado críticas en torno a la información oficial y la resistencia que tuvo el gobierno de Ricardo Rosselló para revisar su estimado oficial de muertes.

Hasta ayer, el contraste -que recorrió el mundo- era extraordinario: el potencial de que murieran 4,645 a causa del huracán y el hecho de que el gobierno de Puerto Rico no ha alterado, en espera de un estudio de la Escuela de Salud Pública de la Universidad George Washington, su total oficial de muertes.

El análisis de la George Washington University debió estar listo este mes, pero los trabajos no han terminado y su entrega fue aplazada hasta el verano.

La investigación ‘Mortality in Puerto Rico after Hurricane Maria’- publicada en la revista ‘New England Journal of Medicine’ y que encabezaron expertos de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Harvard-, sostiene que el total de muertes vinculadas al huracán María puede ser 70 veces más alto que el cálculo hecho por el gobierno de Rosselló.

Desde octubre, los congresistas demócratas Bennie Thomson (Misisipi) y Nydia Velázquez (Nueva York) solicitaron a la Oficina de Contraloría General (GAO) que realice una auditoría sobre el total de muertes en Puerto Rico a causa del ciclón. Los principales líderes demócratas de la Cámara baja, Nancy Pelosi (California) y Steny Hoyer (Maryland), han respaldado la intervención de la GAO.

Pelosi sostuvo que por el momento el estudio de Harvard confirma que el huracán María “está entre los desastres más devastadores” de la historia de Estados Unidos.

La misma prensa estadounidense ha recordado que Donald Trump, dos semanas después del huracán, minimizó la emergencia en Puerto Rico durante su visita a San Juan. Han recordado que si se confirman las 4,654 muertes, el total sería mayor que las víctimas del huracán Katrina (unas 1,900) o incluso de los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001, que fueron casi 3,000.

“Recuerden la visita del presidente (Donald) Trump a la isla afectada después de la tormenta, arrojando toallas de papel y diciéndoles a los funcionarios puertorriqueños que deberían estar ‘muy orgullosos’ de que cientos de personas no murieron por María como en una ‘catástrofe real como Katrina’", afirmó el Washington Post.

Mientras se quejaba en San Juan de que la asistencia a Puerto Rico disparaba el gasto federal, el presidente Trump argumentó - aquel 3 de octubre de 2017-, que “salvamos muchas  vidas”. “Si miras a una catástrofe real como Katrina, y miras a los tremendos cientos y cientos que murieron (allí), y miras lo que ocurrió aquí, con una tormenta que fue verdaderamente  poderosa, nadie había visto algo como eso”, sostuvo entonces Trump.

En ese momento, Trump se volteó hacia el gobernador Rosselló y le preguntó si 17 era el número de muertes hasta el momento. “Diez y seis certificadas”, respondió el gobernador. 

Sarah Sanders, portavoz de la Casa Blanca, dijo el martes que el presidente Trump respalda al gobernador Rosselló  “y la transparencia y rendición de cuentas”

En San Juan, legisladores de la oposición han pedido la renuncia del secretario de Seguridad Interna, Héctor Pesquera, por entender que minimizó la gravedad de la catástrofe desde las primeras investigaciones periodísticas que reflejaban que podía ser por lo menos unas 1,000 las víctimas fatales.

Pesquera ha señalado que esperan por el análisis de la Universidad George Washington y que al final de cuentas el total de muertes a causa de un desastre “siempre son estimados”.

La congresista Velázquez afirmó que al reducir tremendamente el “verdadero impacto de María”, se permitió al gobierno de Trump elaborar “la mitología de que Puerto Rico no fue duramente golpeado por María”.

“Ahora, estamos viendo más evidencia de lo que muchos de nosotros hemos mantenido durante mucho tiempo: que María fue un desastre épico”, dijo Velázquez, quien ha denunciado que Trump se haya pasado “fanfarroneando” sobre una respuesta federal que realmente fue lenta e ineficiente.

“Muchas de estas muertes se podrían haber evitado fácilmente si la administración Trump hubiese elegido reconocer la magnitud de la crisis y hubiera tomado medidas más enérgicas para ayudar a la población de Puerto Rico inmediatamente después del huracán. En cambio, continúa minimizando el impacto que el huracán María tuvo en la isla y su gente”, indicó, por su parte, el congresista demócrata José Serrano (Nueva York).

“El huracán María golpeó con fuerza brutal por un día completo en septiembre de 2017, pero el desastre posterior fue la respuesta del gobierno federal al daño que María causó. El estudio de Harvard confirma nuestras peores pesadillas, predicciones y advertencias en ese momento”, indicó el también demócrata boricua Luis Gutiérrez (Illinois).


💬Ver 0 comentarios