Bajo la Ley Jones, el transporte de carga entre Estados Unidos y Puerto Rico tiene que hacerse en barcos de matrícula, propiedad y tripulación estadounidenses. (GFR Media) (horizontal-x3)
Bajo la Ley Jones, el transporte de carga entre Estados Unidos y Puerto Rico tiene que hacerse en barcos de matrícula, propiedad y tripulación estadounidenses. (GFR Media)

Washington - La Junta de Energía de los Estados del Sur tiene previsto llevar a votación hoy, en Biloxi, en el estado de Misisipi, la resolución que solicita una exención temporal o permanente para Puerto Rico en las normas federales de cabotaje, en lo que respecta al transporte de productos de energía.

En respaldo a los esfuerzos para reconstruir el país después del huracán María, la resolución de los gobiernos de los estados del Sur de EE.UU. propone a la Casa Blanca una exención por 10 años por la vía administrativa y al Congreso una dispensa permanente.

El vicepresidente del Senado, Larry Seilhamer, el senador del Partido Popular Democrático (PPD) Eduardo Bhatia y el representante del Partido Nuevo Progresista (PNP) José Aponte estarían presentes durante la discusión de la propuesta, como parte de una reunión de la Junta de Energía de Estados del Sur que comenzaba ayer.

Seilhamer es coautor de la medida, junto al senador estatal de Arkansas, Gary Stublefield.

La Junta de Energía de los Estados del Sur reúne a gobernadores y legisladores de 16 estados, Puerto Rico e Islas Vírgenes estadounidenses.

Tanto el Senado como la Cámara de Representantes de Puerto Rico aprobaron expresiones de respaldo a la resolución que se discutirá hoy.

Aponte sostuvo que la medida cameral no hace referencia al tiempo de la exención. “Si se aprueba a 10 años, lo vamos a estar respaldando”, sostuvo.

La medida cameral menciona el colapso del sistema eléctrico tras el azote del huracán María y el impacto que tuvo en el transporte de “equipos y materiales”.

Importantes organizaciones privadas han pedido al gobierno de Ricardo Rosselló Nevares que amplíe el reclamo para incluir toda carga marítima entre puertos de Estados Unidos y Puerto Rico, luego de haber visto cómo el plan de recuperación del gobierno suavizó su petición a favor de una exención en las normas de cabotaje.

Bajo la Ley Jones de 1920, el transporte de carga entre Estados Unidos y Puerto Rico tiene que hacerse en barcos de matrícula, propiedad y tripulación estadounidenses, que son los más caros.

“El que diga que la Ley Jones no es dañina no está viviendo aquí”, ha indicado Johnny Fernández, director ejecutivo de la Corporación de Desarrollo para la Zona Libre del Sur.

El director ejecutivo de la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE), José Ortiz, quien hace dos semanas estuvo en Washington D.C. para promover la idea, había indicado que el tema se iba a discutir la semana pasada en la Casa Blanca.

No está claro si fue planteado durante una reunión a la que asistió el miércoles pasado, en la Casa Blanca, el secretario de Estado, Luis Rivera Marín, para coordinar el mensaje que quiere llevar el gobierno federal esta semana, con ocasión del primer aniversario de la catástrofe que dejó en Puerto Rico el huracán María.

Las actividades del gobierno federal incluirían la visita de la subsecretaria del Departamento de Vivienda y Desarrollo Urbano (HUD, por sus siglas en inglés), Pamela Hughes Patenaude, y quizá la del secretario Ben Carson, según la comisionada residente, Jenniffer González.

Fuentes de El Nuevo Día habían indicado que el presidente del Banco de Desarrollo Económico (BDE), Luis Burdiel, quien es amigo del consejero legal de la Casa Blanca, Donald McGahn, tenía una reunión ese mismo día en la Casa Blanca –a la que iría acompañado por el representante del gobernador en Washington D.C., Carlos Mercader– para promover el tema de la exención temporal en las normas de cabotaje.

Pero el gobierno de Puerto Rico no ha confirmado si se trataba del mismo encuentro al que fue Rivera Marín, quien ha sido blanco de críticas por su negativa a cuestionar la respuesta del gobierno de Donald Trump y menos aún diferir del presidente de EE.UU.

En momentos en que la Casa Blanca buscaba afinar su mensaje sobre el proceso de recuperación de Puerto Rico, Trump ha desatado una cadena de tuits en los que cuestiona la magnitud de la catástrofe a la que se enfrentó la isla a causa del huracán María, al objetar el estimado oficial de muertes –2,975– que ha aceptado el gobierno de Rosselló Nevares.

Trump ha dado vida, además, a expresiones del comentarista conservador Lou Dobbs en las que acusa al gobierno de Puerto Rico de ser uno de los más corruptos bajo la bandera estadounidense.

Reitera críticas a Trump

Ayer, Rosselló Nevares fue abordado nuevamente en torno a la insistencia del presidente Trump en minimizar el número de muertes ocurridas en la isla a causa de la emergencia que provocó el huracán María.

Preguntado si podría decir que el presidente Trump miente respecto al tema, Rosselló Nevares sostuvo: “Sí, verdad, esos no son los datos correctos”.

“Ni el pueblo de Puerto Rico ni las víctimas se merecen que se cuestione su dolor”, dijo Rosselló Nevares, en entrevista con Univisión.

Por otro lado, el primer ejecutivo también dijo que la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA) tiene mucho que explicar sobre por qué, en febrero pasado, dejó a la intemperie en el aeropuerto de Ceiba cerca de 12 millones de botellas de agua.

“Si tenían aquí 12 millones de botellas de agua, ¿por qué no se distribuyeron? ¿Por qué se dejaron en una pista? Para mí, eso no tiene explicación alguna”, puntualizó el mandatario.


💬Ver 0 comentarios