Jaresko dijo que la JSF no dará su brazo a torcer respecto a la eliminación del bono de Navidad. (semisquare-x3)
La Junta le dará prioridad a la seguridad y a la educación en el nuevo plan fiscal. El organismo busca recortes adicionales en gastos ordinarios para mejorar la paga de policías y maestros. (Juan.martí[email protected])

La Junta de Supervisión Fiscal (JSF) certificó hoy, jueves, un nuevo plan fiscal para Puerto Rico con proyecciones económicas más conservadoras y dio paso a una hoja de ruta que reasignará una parte significativa de los gastos ordinarios del gobierno hacia los sectores de seguridad, salud y educación, indicó la directora ejecutiva del organismo, Natalie Jaresko.

Pese a las diferencias ya sabidas con el gobierno, el plan fiscal de la JSF incluirá asuntos en los cuales el ente fiscal no dará su brazo a torcer. Entre estos, la eliminación del bono de Navidad, fijar la aportación patronal al seguro médico en $125 y requerir que el gobierno documente e incluya en su presupuesto, cuánto le cuestan al fisco los créditos y acuerdos preferenciales que otorga a empresas e individuos.

En el lado opuesto, según Jaresko, el plan fiscal sienta las bases para que en un plazo de dos años, el salario de los miembros de la Uniformada aumente 30% y se fortalezcan los beneficios marginales que reciben estos servidores públicos. Mientras, educadores y directores de escuela, así como los bomberos, verían un alza salarial de unos $500.

Revive las incidencias:

Si eres usuario de iOS, puedes seguirlas aquí.

Ningún estudiante será privado de estudiar en la UPR (Universidad de Puerto Rico)”, agregó Jaresko, al indicar que el plan fiscal que se certificará provee una asignación anual de $39 millones para un fondo de becas a universitarios, partiendo de su necesidad económica. La cifra es $4 millones más que la asignación del fondo de becas que se aprobó este año.

Hoy, mientras aguardan por que el presidente Donald J. Trump envíe en definitiva sus nombramientos al Senado de Estados Unidos, los integrantes de la JSF llevarán a cabo su decimosexta reunión pública en el Centro de Convenciones de Puerto Rico.

Allí, el organismo con poderes por encima del gobierno electo de la isla, discutirá un plan fiscal que ofrece información actualizada sobre la tasa de natalidad de la isla, extiende -por 15 años- el período de tiempo en que Puerto Rico recibirá fondos federales como resultado de los huracanes Irma y María y analiza la capacidad del gobierno para pagar deuda pública en un período de 30 años.

Se ha modificado el análisis de sustentabilidad de la deuda a 30 años porque es el tiempo de vigencia (en los bonos) que permite la Constitución”, sostuvo Jaresko.

Aunque en marzo pasado la JSF sesionó para una vista especial sobre el tema de seguridad, el cónclave de hoy sería el primero desde que en febrero pasado, el Primer Circuito de Apelaciones concluyó que la composición del organismo fiscal es inconstitucional y que por ello, debía cesar sus funciones el próximo 16 de mayo, salvo que la Casa Blanca perfeccionara sus nombramientos. Esta semana, el foro apelativo federal les concedió un plazo de 60 días para que el trámite se complete.

“El plan contempla medidas para evitar que haya una reducción en el personal de enfermería, pero también provee fondos incrementales para asegurar que el Centro Comprensivo de Cáncer, el Centro Cardiovascular y el Hospital Psiquiátrico puedan mejorar sus operaciones”, agregó Jaresko.

Entre otras cosas, el plan provee para que el Centro Comprensivo de Cáncer reciba unos $25 millones y el Centro Cardiovascular allegue otros $2.5 millones, mientras se darán recursos al Hospital Psiquiátrico para que este pueda recibir la certificación de Medicare y prestar servicios a esa población.

La JSF también redujo los objetivos de ahorro en la reforma de salud.

Empero, las nuevas proyecciones continúan apuntando a un cuadro deficitario a largo plazo, ubicando en unos $19,700 millones el sobrante disponible para el pago de la deuda.

Según Jaresko, los números parten de un desempeño más favorable de la economía luego del huracán María.

En el año fiscal 2018, según la JSF, la economía medida por el producto bruto solo se habría achicado 4.7%. Pero, en el lado opuesto, la economía no mostrará desempeños tan optimistas por el retraso de las reformas estructurales y porque losfondos federales llegarán a la isla de manera más paulatina de lo que se pensó antes, explicó Jaresko.

De acuerdo con la ejecutiva, la JSF ha decidido redirigir los recursos del gobierno hacia las áreas de seguridad, educación y salud luego de múltiples reuniones con el gobierno y con diversos grupos de estos sectores.

Empero, financiar ese nuevo énfasis, se hará a costa de recortes en otras áreas como una reducción de 30% en los gastos de servicios profesionales, más recortes a la Legislatura y a agencias como la Comisión Estatal de Elecciones.

De igual forma, según Jaresko, en lo sucesivo, la JSF establecerá que el Departamento de Hacienda no podrá otorgar más de $250 millones en créditos contributivos a empresas y este año, los subsidios en efectivo no podrán exceder $340 millones.

Lee aquí el borrador


💬Ver 0 comentarios