En amarillo, se observa la zona clasificada como anómalamente seca por el Monitor Federal de Sequía. (Captura / droughtmonitordev.unl.edu) (horizontal-x3)
En amarillo, se observa la zona clasificada como anómalamente seca por el Monitor Federal de Sequía. (Captura / droughtmonitordev.unl.edu)

La lluvia que dejó sobre la isla los remanentes de lo que fue el huracán Beryl provocó una leve disminución en la porción territorial del sur que se encuentra bajo condiciones “anómalamente secas”, informó el Monitor Federal de Sequía

El último informe, publicado a finales de la semana pasada, establece que del 33.71 por ciento del territorio impactado, bajó a 26.66. 

Según el Servicio Nacional de Meteorología (SNM) en San Juan, Beryl dejó hasta siete pulgadas de lluvia sobre la isla. Esta cantidad máxima se registró en el municipio de Juncos. 

Para la zona sur, entretanto, se registraron hasta dos pulgadas de lluvia.  

El meteorólogo Gabriel Lojero, del SNM, precisó que estos aguaceros registrados el lunes, 9 de julio, con el paso de la fuerte onda tropical, provocaron que nuevamente el pasto se tornara “verde”. Señaló que su efecto inmediato fue que esta semana se haya limitado la probabilidad de que se registren fuegos forestales en la zona. 

Además, la lluvia ocasionó que aumentara el nivel del lago de Cidra, el cual era el más afectado por las condiciones secas. No obstante, el cuerpo de agua todavía se encuentra bajo “observación”.

El nivel más bajo que llegó a estar el lago de Cidra fue de 401.73 metros y hoy se encontraba en 401.83 metros, de acuerdo con información publicada por la Autoridad de Acueductos y Alcantarillados.

El otro sistema afectado era el pozo de Juana Díaz del Acuífero del Sur. Este aumentó de una deficiencia de 22.17 pies a 22.19 pies, informó el Servicio Geológico de los Estados Unidos.

Entre los pueblos que continúan bajos condiciones “anómalamente secas” se encuentra Cabo Rojo, San Germán, Lajas, Sabana Grande, Guánica, Yauco, Guayanilla, Peñuelas, Ponce, Juana Díaz, Villalba, Santa Isabel, Coamo, Barranquitas, Comerío, Aibonito, Salinas, así como el sur de Jayuya, Hormigueros, Ciales, Orocovis y el oeste de Cidra.

Previo al paso de los remanentes de Beryl, esta zona sur tenía una deficiencia de entre cuatro a seis pulgadas de lluvia. 


💬Ver 0 comentarios