Natalie Jaresko y José Carrión. (GFR Media) (semisquare-x3)
Natalie Jaresko y José Carrión. (GFR Media)

Nota del editor: undécima entrega de La Encuesta de El Nuevo Día. A lo largo de esta semana, publicaremos diferentes resultados de manera alterna entre la plataforma digital y el diario impreso.

Aunque el presidente Donald Trump ha anticipado que renominará a los siete miembros de la Junta de Supervisión Fiscal (JSF), la mayoría del país optaría por cambiar a todos los integrantes del ente que controla las finanzas del gobierno.

De acuerdo con los resultados de La Encuesta de El Nuevo Día, el 37% de la población favorece cambiar a los miembros de la JSF, mientras que apenas el 19% mantendría su composición actual por un término más.

El 21% de los encuestados ofreció otra respuesta, principalmente su deseo de ver desarticulada la JSF, y el restante 23% no opinó al no estar seguro qué pensar.

La Encuesta fue realizada entre el 24 y el 28 de abril.  Fue un día después que concluyeran las entrevistas a los participantes –el 29 de abril- que Trump anunció que renominaría a los actuales miembros. Hasta el momento, las designaciones no se han formalizado, pues el presidente estadounidense no las ha sometido ante el Senado Federal. 

Entre el 16% del total de encuestados que favorece a la JSF, casi la mitad -el 47%- quisiera mantener a los miembros actuales, frente a un 33% que quisiera ver nuevos integrantes.

Aumenta la familiaridad con Carrión

A casi tres años de la creación de la Junta, el 5% de los participantes de La Encuesta admite que no sabe quién es José B. Carrión, quien encabeza el ente fiscal.

No obstante, cerca de la mitad de los participantes, el 47%, afirma que tiene un grado de conocimiento sobre la labor que realiza Carrión en la JSF. Esa cifra es la suma de quienes indican que conocen “muy bien” su trabajo (10%) o que conocen “en algo” su gestión (37%).

Un porcentaje casi idéntico, de 48%, siente que conoce “poco” su trabajo (30%) o  “no conoce” (18%) lo que hace Carrión como presidente de la JSF.

Si se comparan estos resultados con La Encuesta de noviembre, la proporción de quienes están más familiarizados con la labor de Carrión aumentó cinco puntos porcentuales, de 42% a 47%.

Entre el 95% que conoce a Carrión, uno de cinco, equivalente al 20%, evalúa su labor al frente de la Junta de manera positiva, ya sea como “excelente” (6%) o “buena” (14%). Otro 34% siente que su labor ha sido “regular”, y el 35% evalúa su desempeño como negativo, ya sea “malo” (20%) o “muy malo” (15%).

En general, la evaluación positiva sobre Carrión bajó dos puntos porcentuales respecto a La Encuesta de noviembre, de 22% a 20%; la “regular” aumentó cuatro puntos, y la negativa incrementó solo un punto.

Menos reconocen a Jaresko

En tanto, el grado de familiaridad con la labor que realiza la directora ejecutiva de la JSF, Natalie Jaresko, es más limitado que el de Carrión. En específico, 35% de los encuestados dice estar familiarizado con la labor de Jaresko, bien sea porque conoce “muy bien” su trabajo (7%), o lo conoce “en algo” (28%). Ese nivel de reconocimiento está 12 puntos por debajo del reportado para el presidente de la JSF en esta medición.

Mientras, el 56% se siente menos familiarizado con la gestión de la directora ejecutiva de la JSF. Esa es la suma entre quienes conocen “poco” su trabajo (34%) y quienes “no conocen” lo que hace (22%).

El 9% de los encuestados acepta que no sabe quién es Jaresko. Sin embargo, hace seis meses, quienes no conocían a la directora ejecutiva alcanzaba el 18% de la muestra.

Al igual que sucede con Carrión, la mayor familiaridad hacia Jaresko está en las filas de quienes respaldan la Junta, con 59%.

En comparación con los resultados de noviembre, el nivel de reconocimiento de Jaresko está relativamente estable, y solo ha bajado un punto porcentual, de 36% a 35%, entre quienes tienen una noción sobre su trabajo.

Entre el 91% de los participantes que dice conocer a Jaresko, apenas el 19% evalúa su gestión de manera positiva, bien sea “excelente” (5%) o “buena” (14%).

El cuadro lo completa un 33% que evalúa su labor de manera “regular”, un 32% que la evalúa negativamente, ya sea como “mala” (18%) o “muy mala” (14%), y 16% que no sabe cómo evaluarla.

La evaluación positiva a la labor de ambos es similar: Jaresko con 19% y Carrión con 20%. También coinciden en la evaluación regular, con 34% para el presidente y 33% para la directora ejecutiva, y en la negativa, con 35% y 32%, respectivamente.

En comparación con los datos de noviembre, la evaluación positiva de Jaresko se redujo cuatro puntos, de 23% a 19%. La evaluación “regular” creció dos puntos, mientras que la negativa bajó un punto. Quienes no están seguros de cómo evaluar su labor incrementaron tres puntos.


💬Ver 0 comentarios